Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

COSTA RICA: Otro rostro del menor no acompañado: el abandonado por padres migrantes

Infantes y adolescentes sufren por la ausencia y la lejanía de sus progenitores, víctimas del tráfico de personas en Centroamérica

“Me siento triste porque mi mamá está en Estados Unidos”.

“Cuando se fue mi papá me sentí triste y yo no quería que se fuera”.

“Yo le dije a mami que me llevara en la maleta”.

“Yo me siento mal en mi casa porque no está mi papá, me duele que se fue”.

“Yo no conozco a mi papá en persona, me siento muy triste y me pregunto ¿por qué nos dejó? Pero me lo pregunto en la mente para no hacer sufrir más a mi mamá”.

alt_text

Las frases son apenas un retazo de los tímidos testimonios de dolor, ausencia, soledad y ansiedad de infantes y adolescentes costarricenses de Pérez Zeledón, un poblado del sector surcentral de Costa Rica con la peculiaridad de que es generador de una masiva migración ilegal a Estados Unidos: al igual que otras zonas de Centroamérica, y en vez de menores de edad “no acompañados” migrantes, allí abundan niños, niñas y jóvenes sin compañía de padres y madres que, sin estudios o baja escolaridad y empujados por el desempleo, los bajos salarios y la pobreza, migraron al exterior.

Aunque están hastiados de las promesas incumplidas de sus progenitores sobre un pronto retorno a casa y de la escasa comunicación, las víctimas del abandono conocen aspectos cruciales de la migración ilegal. Saben que existe el 'coyote’ o traficante de seres humanos y que una forma de viajar es “irse mojado”, añejo término que pese a que remite a ingresar a suelo estadounidense tras cruzar el río Grande, que divide a México y Estados Unidos, describe al migrante indocumentado.

Los testimonios recopilados y los hallazgos del fenómeno del menor que queda abandonado en Pérez Zeledón son parte de las investigaciones de Alianza por Tus Derechos, una organización no gubernamental de Costa Rica que es aliada de Save the Children, una entidad no estatal de Suecia.

Uno de los principales descubrimientos es “el abandono emocional que sufren las personas menores de edad, lo que les genera depresiones, ansiedad y tristeza”, dijo la costarricense Rocío Rodríguez, directora ejecutiva de Alianza. Consultada por EL PAÍS, Rodríguez explicó que “la situación económica (de los menores) no cambió al irse su padre o su madre del país. Hay una pérdida de comunicación con sus progenitores, que se olvidan de los niños que dejan en el país”.

“El problema sigue vigente y en aumento. Los menores de edad abandonados, aunque se quedan con familiares cercanos, añoran volver a ver a sus familiares, sin importar que esto implique que ellos también migren del cantón. La solución, no total, pero si paliativa, es generar empleo digno y de calidad en la zona que permita a los adultos brindar la atención económica necesaria a sus hijas e hijos”, añadió. Hay que evitar, subrayó, que los menores emigren en busca del sustento económico.
Arraigo versus migración

A diferencia de sus vecinos de Centroamérica, marcados por su crisis social endémica, por ser expulsores y generadores de migración ilegal tras padecer guerras, dictaduras militares y frecuentes desastres naturales, Costa Rica se ha caracterizado por un mayor arraigo de sus habitantes, con estabilidad política y, por carecer de ejército, con opción de gastar en educación, salud y en un Estado benefactor. Por eso, Costa Rica es receptor de una masiva migración de nicaragüenses desde hace más de 35 años.

Sin que exista un dato exacto, se calcula que unos 100.000 costarricenses viven en Estados Unidos. El número de guatemaltecos en esa nación supera el millón y medio y el de salvadoreños se acerca a los dos millones, mientras más de 3.000 hondureños emigran al mes a suelo estadounidense.

Pérez Zeledón, sin embargo, ha sido históricamente una fuente de constante migración internacional, en comparación con otras zonas del país. Un censo del estatal Instituto de Estadísticas y Censos de Costa Rica mostró que de los 122.187 habitantes que tenía en 2000 ese cantón, 36.520 (30%) vivían en Estados Unidos y Canadá. El más reciente censo nacional, de 2011, reveló que de los 134.534 habitantes de Pérez Zeledón, 39.396 (29%) residían en esas naciones norteamericanas.

La causa para migrar es “básicamente económica por falta de fuentes de empleo, trabajos debidamente remunerados, y por la creación e instauración de una cultura de migración al obtener la mayoría de edad”, dijo la costarricense Adriana Guevara, psicóloga y coordinadora de programas de Alianza.

Guevara describió que los menores abandonados padecen traumas. “Vamos a encontrar culpa, resentimientos, sentimientos de abandono, confusión de los roles familiares impuestos, depresión, falta de control de límites. En adolescentes, existe la búsqueda de aceptación en grupo de iguales, lo que si no es adecuadamente encausado puede desencadenar en uso y abuso de drogas lícitas e ilícitas, integración de pandillas, embarazos, promiscuidad sexual, deserción escolar, entre otros”, narró.

En los descendientes de los migrantes, afirmó, “se deposita gran dosis de culpa, ya que continuamente se les recuerda del ‘sacrificio’ que está efectuando su familiar en el extranjero, para que ellos y ellas puedan estudiar y salir adelante, o sea, se les responsabiliza de tal acción. Hay un costo afectivo de la partida del familiar”.

En la familia “se da una ruptura importante y sus efectos dependerán de cuál miembro migró y si fue el padre, la madre, ambos y con quien quedan los niños, niñas y adolescentes. En Pérez Zeledón han sido en su mayoría los hombres que han migrado, por lo que tenemos familias donde la cabeza del hogar es la madre, que debe ejecutar a la vez ambos roles (madre y padre). Si quedan con abuelos o abuelas, encontramos brechas generacionales que impiden una adecuada imposición de límites”, aseguró.

Con un panorama de desarraigo y desintegración familiar y sin medidas estatales de contención, la consolidada cultura regional migratoria en Pérez Zeledón exhibe múltiples testimonios de los menores que quedaron abandonados por la migración de sus padres y madres, en una acumulación de grandes resentimientos porque sus progenitores no les quieren.

“Quiero que mi papá venga, seamos felices y una familia junta”.

“Yo me siento mal porque mi papá no me llama promete y no cumple nada”.

“Me siento mal en mi casa porque no está mi papá, eso me duele”.

“Me siento muy sola porque mi mami no está conmigo, a veces cuando veo sus fotos lloro”.

“Lo que más quiero en el futuro es estar con mi papá y no quiero en el futuro sino ya”.

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/06/27/actualidad/1403888365_241846.html

COSTA RICA: Menor cae tras operativo relámpago

Al joven aparentemente se le había visto minutos antes cometiendo un robo en un vivero.

Se realizó el informe policial y el sospechoso quedó a las órdenes de la Fiscalía Penal Juvenil del Primer Circuito Judicial en San José.

n menor de edad de apellido Mora cayó ayer en la tarde tras un operativo realizado por la Fuerza Pública en Cuidad Colón. La detención fue exitosa gracias a una llamada anónima que informó su ubicación, en las cercanías del puente sobre el río Pacuare.

Al joven aparentemente se le había visto minutos antes cometiendo un robo en un vivero. Se realizó el informe policial y el sospechoso quedó a las órdenes de la Fiscalía Penal Juvenil del Primer Circuito Judicial en San José.

http://www.diarioextra.com/Dnew/noticiaDetalle/235416

COSTA RICA: Por los adolescentes y jóvenes

El estudio es el resultado de aplicar una encuesta a 3.373 estudiantes de todos los niveles académicos, en colegios públicos y privados de la Gran Área Metropolitana y explora los temas de sexualidad, violencia, consumo drogas, nutrición y protección.

Los profesionales de la Clínica de Adolescentes del Hospital Nacional de Niños realizaron en el año 2013 e inicios del 2014 una investigación titulada: Situación de la Adolescencia en la Educación Secundaria: conocimientos prácticas y protección.

El estudio es el resultado de aplicar una encuesta a 3.373 estudiantes de todos los niveles académicos, en colegios públicos y privados de la Gran Área Metropolitana y explora los temas de sexualidad, violencia, consumo drogas, nutrición y protección.

El interés de realizar esta investigación radica en darle seguimiento a tres estudios previos similares, actualizando el estado de la situación y principalmente por los hallazgos de cómo, de manera acumulativa, problemas que se espera se resuelvan o se les de contención en la adolescencia, están también impactando a personas jóvenes, al menos hasta los 25 años. Ejemplos de estos problemas son el significativo incremento que se da de suicidios, accidentes de tránsito, homicidios, contagio VIH/Sida, entre otros, en personas de 20 a 25 años.

La explicación de esto se encuentra en la debilidad estructural de la familia y en el nivel de desatención que existe para la población de 10 a 25 años, principalmente en los sectores salud, social, educación y trabajo.

En cuanto a los hallazgos de la investigación, en el tema de sexualidad se reconfirma que los adolescentes tienen información básica anatómica, manejan mitos preocupantes y tienen una carencia significativa de información protectora.

A pesar de lo anterior, un hallazgo positivo es que solo un 16% de los encuestados reportan haber iniciado relaciones sexuales coitales (en la población general el inicio a los 18 años es de alrededor de un 40% en mujeres y un 50 % en hombres). Lo anterior abre una ventana de oportunidad de intervención preventiva y pone de manifiesto lo necesario y oportuno de profundizar en el programa de sexualidad y afectividad del MEP y extenderlo a la mayor brevedad posible, como está previsto, a los estudiantes de quinto y sexto grado de escuela.

En relación con la violencia se detectó que un 3% de los estudiantes llevan armas al colegio y un 6% lo hacen en la calle; 11 % han sido víctimas de agresión física, emocional o sexual; un 24% de bullying y un preocupante 8% reportan haber planeado o realizado intentos suicidas, condiciones de alto riesgo para cometer suicidio.

En cuanto al consumo de drogas, el alcohol sigue siendo la principal droga a la que tienen acceso los y las adolescentes (58%), con un 23 % de consumo problemático o embriaguez. Se ha dado además un incremento significativo en cuanto al consumo de drogas ilícitas, pasando de un 1% en 1991, a 10% en el 2006 y 15% en la presente investigación. De estas drogas, el 79% es consumo de marihuana.

Del total de la muestra, 11 estudiantes dicen consumir heroína, lo que es una alerta adicional.

Hablar de consumo recreacional de la marihuana o del alcohol en la etapa de maduración cerebral (menores de 25 años) es irresponsable, dada la evidencia científica que muestra daños agudos y a largo plazo, particularmente a nivel cerebral.

En cuanto al tema de nutrición, se documenta un alto consumo de comida chatarra, en donde el 45% de la muestra consume este tipo de comida dañina todos los días y el 98% al menos una vez cada 15 días. Además el 63% reportan hacer solo una hora de ejercicio a la semana, usualmente educación física en el colegio, y el 60% ven televisión y utilizan videojuegos de 2 a 6 horas diarias.

Emergencia. Lo anterior explica por qué se pasa de un 21% de sobrepeso u obesidad de los 13 a 19 años a un 60% a partir de los 22 años, y la existencia de un millón de hipertensos y 500.000 diabéticos en nuestro país. Estamos ante una emergencia en salud, debido al sobrepeso y obesidad similar a la del consumo de tabaco, sobretodo previo a la Ley antitabaco, que ha producido importantes cambios positivos.

La situación, en general, es reflejo de lo que ocurre en nuestra sociedad, en donde se ha venido dando un incremento significativo de la desigualdad, factor prioritario en el aumento del deterioro social , con una concomitante debilidad de las instituciones básicas como el PANI, que no cuenta con los recursos para atender la demanda, siendo un ejemplo lo que ocurre en la provincia de Limón, en donde las limitaciones de recursos humanos y de infraestructura de esta institución son ampliamente desbordados por una problemática social complejísima, o los servicios de la CCSS, que intencionalmente fueron debilitados, o el MEP, que no ha podido aun frenar la expulsión escolar.

Es un hecho que, en la actualidad, la realidad les pasa por encima a muchos funcionarios responsables y comprometidos, ante la decidía estatal que se entronizó en los últimos gobiernos, donde la preocupación se centró en el crecimiento económico como un fin en sí mismo, con el consecuente debilitamiento de instituciones claves, incluida la familia.

Esto hace que situaciones acumuladas, de una mayor dificultad de abordaje o intervención, llegan a instituciones debilitadas, con una capacidad de respuesta muy limitada.

Revertir este proceso es posible, pasa por un cambio de modelo de desarrollo humano, sin embargo implica ver cuál es la ideología predominante.

En este momento hay visos de esperanza de que esto pueda ser diferente; ojalá no nos defraudemos porque cada vez es menor el margen de maniobra, ante una particular situación de abandono de adolescentes y jóvenes.

Como ciudadanos nos corresponde, como mínimo, la obligación y responsabilidad de supervisar y demandar que este cambio se dé.

*Médico, Jefe Clínica de Adolescentes, Hospital Nacional de Niños.

http://www.diarioextra.com/Dnew/noticiaDetalle/235267

Página 1 de 10 siguiente  última