Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

COSTA RICA: Droga y sexo en colegios… ¿Los padres?

En centros educativos presuntamente negocian por relaciones sexuales

OPINION

Incluso, el Programa Regional Antidrogas del Ministerio de Seguridad Pública efectuó 732 intervenciones en casas de enseñanza y decomisó 211 cigarrillos de marihuana, 71 dosis de crack, 79 dosis de cocaína, tres armas de fuego y 19 arma blanca. Mientras tan sólo a abril de 2013, el PRAD intervino 68 centros educativos para un total de 5 cigarrillos de marihuana, 247 dosis de crack, 1 arma de fuego y 2 arma blanca.
Y a todo esto, ¿dónde están sus padres? ¿Tutores? ¿Docentes?

Artículo 51 de la Constitución Política: La familia, como elemento natural y fundamento de la sociedad, tiene derecho a la protección especial del Estado. Igualmente tendrán derecho a esa protección la madre, el niño, el anciano y el enfermo desvalido.

¿Prosa? ¿Realidad? Ese artículo 51 de la Constitución Política se me vino a la mente recientemente cuando un exestudiante de un Liceo de Grecia me contó historias que me impactaron. Este distinguido me narró dos hechos de los cuales fue testigo en su centro educativo: el primero, cómo varias de sus compañeras cobraban 500 colones por un beso y 5 mil colones por sexo oral a sus compañeros. Estos hechos, según el exestudiante, se daban o dan en uno de los servicios sanitarios del Centro Educativo. El otro, que es igual o peormente impactante, es que hoteleros, para octubre-noviembre de cada año, organizan encuentros de fin de año para colegiales de todo el país, reservan todo el hotel para ellos y los estudiantes pagan unos 75 mil colones por tres noches de fiesta encerrados en el hotel con personas que llegan a conocer ahí, con desconocidos. Se supone que por ser fiestas de fin de año de menores de edad no se permite el consumo de licor, pero eso, es totalmente falso, según testigos. Consumen licor que los hoteles suministran, ellos llevan licor y lo meten a las habitaciones y algunos llevan hasta marihuana y otras drogas, sí, droga en manos de estudiantes menores de edad.

Incluso, el Programa Regional Antidrogas del Ministerio de Seguridad Pública efectuó 732 intervenciones en casas de enseñanza y decomisó 211 cigarrillos de marihuana, 71 dosis de crack, 79 dosis de cocaína, tres armas de fuego y 19 arma blanca. Mientras tan sólo a abril de 2013, el PRAD intervino 68 centros educativos para un total de 5 cigarrillos de marihuana, 247 dosis de crack, 1 arma de fuego y 2 arma blanca.
Y a todo esto, ¿dónde están sus padres? ¿Tutores? ¿Docentes?

Ahora sí, por qué creen ustedes que recordé ese artículo de la Constitución Política. Por una simple razón: si la familia es el elemento natural y fundamento de la sociedad, ¿dónde están las familias para que supervisen esto? ¿Docentes?

Lamentablemente, la sociedad por el trajín del día a día ha desvirtuado el valor de la familia. Los padres (algunos), por sus ocupaciones “exorbitantes”, descuidan a sus hijos adolescentes, les depositan toda la confianza y no les contradicen ni confirman o investigan sobre sus afirmaciones y actuaciones.

Esos padres de familia se desentienden de ellos mientras están en los centros educativos, cuando el deber es estar inmersos en él, acompañarles en todo el proceso y jamás dejarlos en el olvido, pues la reacción ante tales actitudes puede resultar muy tardía, muy lamentable.

Y ahora me pregunto, ¿dónde está la supervisión de algunos docentes que laboran para el Estado? Ellos son igualmente responsables por lo que acontece dentro de los centros educativos, deben ser los primeros en denunciar hechos como estos, deben dar en el blanco, poner las pautas, hacer las denuncias, decírselos a los padres y jamás tolerar actividades privadas con estudiantes menores de edad y en las que el tráfico de drogas y el sexo prematuro es parte, penosamente, de algunos que pervierten a otros.

Bien lo señala la Sala Constitucional de la República en la sentencia 2577-09 del 2009, al indicar que “toda política pública, instrumento legal o reglamentario y, en general, la actuación administrativa activa u omisiva debe propender a garantizar la seguridad y el libre desarrollo de los menores, puesto que, de lo contrario se transgrediría lo que el numeral 51 constitucional consagra como un Derecho y una Garantía Social y que, de por sí, constituye un valor constitucional que debe orientar la libertad de configuración legislativa y la función o gestión administrativas”.

Pero, paralelo al accionar del Estado, está la familia, es más, son ellos los primeros responsables, ellos, los padres, los tutores de los menores de edad son quienes tienen el deber de educar a sus hijos, de velar por las acciones, por sus conductas y no sólo eso, sino son responsables de lo que hagan, pues tienen el deber de cuidado, de vigilancia, de crianza. Pese a esa responsabilidad, que todos la saben, en cierta medida se convierten en cómplices, son ellos quienes les dan esos 75 mil colones, por ejemplo, para que se encierren en un hotel, con gente desconocida y bajo el riesgo de ser el blanco perfecto de las drogas. Todo ello, atentando con el principio constitucional de protección al menor de edad.

Como lo dicta la sentencia 12105-11 de la Sala Constitucional, “en esta materia y en la adopción de medidas para lograr dicha protección, rige el principio del interés superior del niño (adolescente), que se funda en la dignidad misma del ser humano, en las características propias del menor de edad y en la necesidad de propiciar el desarrollo de estos, con pleno aprovechamiento de sus potencialidades”.

Así las cosas, con hechos como estos; o sea, autorizando la participación en fiestas privadas de varias noches sin supervisión alguna o dejando de ser parte de las actividades educativas de los menores, de sus acciones, de conocer sus amigos, los lugares que visitan, no propiciamos el desarrollo de sus potencialidades ni el aprovechamiento de ellas, pues su futuro es casi uno: el fracaso.

Por ello, del artículo 51 de la Constitución Política, como lo dice la jurisprudencia, se deriva una obligación especial para el Estado costarricense, la de dotar de una protección especial a la familia, a la mujer, al niño, al anciano y al enfermo desvalido, en el caso concreto interesa la que se da a la familia. Por ello, en forma reiterada la Sala Constitucional ha manifestado en sus fallos el interés de que se mantenga la unidad familiar hasta donde sea posible, por ser ésta la base de nuestra sociedad. Esa es una tarea nuestra.

Por ello, para forjar en nuestros hijos y en la sociedad personas de bien, es necesario que ambos miembros de la pareja o tutores ofrezca a su familia el tiempo que necesitan en cuestión de prioridades como alimentación, escolarización, asistencia médica, recursos económicos… pero también y fundamentalmente, en cuestiones menos objetivables como el mero acompañamiento, juego, contacto, respaldo y expresión emocional…En esta situación de co-parentalidad, el padre y la madre establecen normas y límites, estimulan el desarrollo, así como proveen medios económicos y diversos recursos para atender a sus hijos e hijas y forjar así en ellos los valores y principios que los harán excepcionales en la sociedad.

*Jefe de Prensa Ministerio de Seguridad Pública

http://www.diarioextra.com/Dnew/noticiaDetalle/226336

COSTA RICA: Cada cinco días se presentó un caso de violación contra hombres

Hace muchos años, las violaciones sexuales podían verse como un asunto que les sucedía solo a las mujeres, pero, durante el 2013, de manera sorpresiva, fueron 75 hombres los que denunciaron ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) haber sido víctimas de este delito.

Esto implica que se da un caso de estos cada cinco días.

Michael Soto, jefe de Planes y Operaciones del OIJ, recordó que hace años se pensaba que las mujeres solo podían ser víctimas, pero la legislación cambió, por lo que se debe tener en cuenta que como violación se estipula la introducción de un dedo, objeto o penetración dentro de la vagina o el ano

Cabe destacar que estas son solo las denuncias interpuestas ante esta institución, por lo que no se contabilizan las de la Fiscalía, adonde se dirigen aquellas en las que la persona sabe quién es el aparente violador, por lo que los datos podrían ser aún mayores.

Sumado a ello, Soto indicó que si se trata de un masculino menor de edad, la atención es diferente, debido a la vulnerabilidad. Asimismo, manifestó que en las denuncias, destacan casos en los que el victimario pudo ser un hombre o una mujer, no obstante, se desconoce la orientación sexual de las víctimas.

A pesar de esto, la cifra solo representa el 14% de los casos, muy por debajo de los 86% ocurridos contra mujeres, pues en total, se recibieron 528 denuncias durante el año anterior. Recuerde evitar caminar por lugares oscuros, pues son los sitios preferidos por los violadores para actuar. Además, hágase acompañar en las paradas de autobús, porque también son zonas escogidas por los victimarios para atacar a su presa.

http://www.prensalibre.cr/nacional/99591-cadacincodias.html

COSTA RICA: País no logra mantener alumnos en las aulas

MEP dará hoy cifras sobre deserción

Esta situación ha sido tema de análisis en diversas ocasiones, lo cual ha llevado a desarrollar algunos cambios dentro del sistema educativo, siendo uno de los más visibles el de la evaluación y el alcance de los subsidios para la educación.

A pesar de los esfuerzos del Ministerio de Educación Pública (MEP), para que los estudiantes no abandonen las aulas, todavía el país no logra solventar la situación, lo cual será ratificado una vez más en el informe que la institución dará a conocer hoy.

Esta situación ha sido tema de análisis en diversas ocasiones, lo cual ha llevado a desarrollar algunos cambios dentro del sistema educativo, siendo uno de los más visibles el de la evaluación y el alcance de los subsidios para la educación.

El último Informe del Estado de la Educación, dado a conocer a mediados del año pasado, muestra cómo estos esfuerzos, aunque han logrado erradicar parte de los problemas, todavía sigue viendo a la población excluida como si fuera homogénea, cuando la realidad es muy diferente.

Según este informe, dependiendo de quien analice los factores que llevan a un estudiante a dejar las aulas, los criterios difieren. Ya que los jóvenes aseguran que es por culpa de la falta de atención y compromiso que tienen los docentes hacia los alumnos. Pero cuando se le pregunta a los profesores, ellos aseguran que es por las condiciones socioeconómicas que hay en el hogar, o sea factores externos al centro educativo.

DESCUBRIMIENTO

El Informe del Estado de la Educación identificó cuatro principales factores asociados a la exclusión escolar. El primero de ellos está determinado por la falta de apoyo que sienten los estudiantes por parte de sus docentes. De manera que en el aula no se le estimula para que continúe estudiando, ni tampoco el profesor busca cómo apoyar a sus alumnos que van quedando rezagados.

El otro factor son las causas sociales y el bajo rendimiento. Lo que quiere decir que si un estudiante ha perdido más de un año, ya no quiere seguir su proceso formativo, pues siente que no puede y que seguirá fracasando. Aquí también se incluye la parte relacionada al tema económico. Aunque es cierto que el Estado ha venido invirtiendo importantes recursos, estos no necesariamente estarían llegando a donde más se requiere.

Existe otro grupo de alumnos que para poder estudiar tienen que caminar largas distancias, especialmente en zona rural. En este punto el Estado todavía tiene una deuda pendiente.

Finalmente, hay un tema de género, ya que en las zonas más alejadas se limita el acceso a la educación a la mujer para que se dedique a cuidar a sus hijos o hermanos menores.

http://www.diarioextra.com/Dnew/noticiaDetalle/226386

primera  anterior Página 2 de 13 siguiente  última