Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

COSTA RICA: Urge fortalecer a las organizaciones del Tercer Sector

La carencia de presupuesto en las políticas públicas y la no puesta en marcha de un plan nacional para la protección integral de los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes, siguen representando retos y retrocesos en el país.

Presidenta Ejecutiva DNI Costa Rica

Artículo de Opinión

Un contexto lleno de retos:

Cumplimiento de Derechos humanos:

Los actores organizados del Tercer Sector que trabajamos en el campo de la promoción, atención , protección y defensa de derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes podemos decir que en los últimos años en Costa Rica se puede apreciar el esfuerzo de los diferentes gobiernos costarricenses por mantener la Convención sobre los Derechos del Niño, como herramienta principal para la protección integral de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, sin embargo este esfuerzo muchas veces se queda más en lo formal o declarativo que en su plena materialización.

Los mecanismos de coordinación y articulación como lo es el Sistema Nacional de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia refleja avances pero también importantes debilidades y no puede considerarse que está implementado en su totalidad.

En el Sistema Nacional de Protección Integral se define la estructura, pero las obligaciones y la articulación de esfuerzos para dar una respuesta integral no están establecidas. También se evidencia la falta de una respuesta institucional ágil y oportuna a las necesidades de las personas menores de edad, como por ejemplo responder las denuncias.

A pesar de que la legislación prevé un sistema inclusivo, la participación de las personas menores de edad no es real, a día de hoy. La paridad de los sectores, es igualmente inequitativo dentro de dicho sistema.

Factores como la situación geográfica, la etnia/nacionalidad, la situación económica siguen generando desigualdades y excluyendo a poblaciones menores de edad y sus familias, de los programas, asistencias y desarrollos que se impulsan.

La carencia de presupuesto en las políticas públicas y la no puesta en marcha de un plan nacional para la protección integral de los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes, siguen representando retos y retrocesos en el país.

Existe un mayor conocimiento de la problemática, aunque esto no se transforma en buenas prácticas, todavía las instituciones, tanto públicas como privadas, tiene enormes vacíos en el abordaje, en la atención e integración de esta población al desarrollo del país; asimismo prevalece una tendencia basada en el adultocentrismo a la hora de diseñar las políticas y de coordinar su puesta en marcha.

Uno de los déficits en el tema de la protección de los Derechos Humanos de las personas menores de edad, es que si bien existe el Código – lo que quiere decir que existe una ley que obliga y define responsabilidades – que hay una política pública en materia de niñez y adolescencia que define y delimita el marco de actuación y las prioridades a atender integralmente con visión de largo plazo, pero no se cuentan con los recursos económicos necesarios, debidamente destinados para tal fin. Para la puesta en marcha de la política y el plan, no hay acciones firmes, fuertes y constantes que eviten la violación y los abusos sistemáticos a los derechos de las personas menores de edad.

Ante este escenario las organizaciones del Tercer Sector deben navegar y acompañar los procesos. Se nos demanda brindar asistencia, desarrollar acciones, implementar programas y sostenernos como mejor podamos. Pero el contexto actual requiere que se fortalezcan a las organizaciones del Tercer Sector, que desarrollamos un trabajo importante y necesario para el desarrollo económico, social y humano del país. De no hacerse se peligra en debilitar al sector, hasta poco a poco desaparecer.

Costa Rica no es sujeto de cooperación

Costa Rica nunca ha sido un país sujeto de cooperación, antes era por sus indicadores elevados y por el discurso de sus Gobernantes que siempre han mostrado a un país desarrollado y con los derechos humanos garantizados y a un país que dicen ser “el más feliz del mundo”.

Sin embargo ese discurso funcionó durante muchos años, cuando las y los costarricenses teníamos mejores condiciones de vida, donde la mayoría éramos clase media con alto poder adquisitivo, donde teníamos libertad de movimiento sin sentir miedo y riesgo o donde las calles y las aceras aun eran transitables, donde los niños, niñas y adolescentes jugaban en ellas sin mayor peligro. Pero hoy en día el contexto no es igual – Costa Rica no es igual – sobre todo cuando la pobreza, las desigualdades, marginación, falta de oportunidades, salarios bajos, malas condiciones laborales, inseguridad, narcotráfico, crecimiento urbano desordenado, saturación en las vías circulación que muestran el exceso de los vehículos en las carreteras y calles, son palabras que se han insertado en nuestra realidad Costarricense para quedarse y no parecen irse, por el contrario se perpetúan con más fuerza en claro detrimento de los grupos con mayores necesidades.

Reducción de la cooperación para el desarrollo:

La reducción de la cooperación para el desarrollo se ha sentido este año 2013 muy fuerte en nuestro trabajo y en la continuidad de nuestros proyectos. Se veía venir y pese a que nos hemos venido preparando desde hace varios años, lo hemos sentido, todos lo estamos sintiendo.

Con mucha tristeza en Costa Rica hemos visto como organizaciones sociales de larga trayectoria y con excelente trabajo han tenido que cerrar sus puertas y dejar los procesos que venían impulsando sin continuidad por falta de fondos y lo más difícil decirle a las y los beneficiarios y grupos, comunidades, que no pueden continuar brindando sus servicios, asistencia, procesos de formación, ayuda, programas, entre otros.

La crisis económica y política en otras regiones, ha obligado a “reinventarse”, “reciclarse”, “innovarse”, a crear nuevas formas de trabajo, de alianzas y hasta ha llevado a organizaciones a fusionarse y a buscar nuevas alternativas económicas y a asumir un papel mas político y de exigibilidad.

Otras complejidades y amenazas

Además de problemas de sostenibilidad financieras, las organizaciones de derechos humanos en la región de América Latina se ven afectadas por amenazas, situaciones de inseguridad que atentan contra su trabajo y la vida de las personas que trabajan en ellas. El trabajo en la defensa de los derechos humanos implica tomar posturas, denunciar constantemente y fundamentar las situaciones violatorias y abusivas cometidas por los¡ Estado o por parte de otros actores no estatales y ante ello por diversas razones y medios, muchas han tenido que cerrar ante las amenazas recibidas y como mecanismo de autoprotección.

Nuestro trabajo importa

Las Organizaciones del Tercer Sector somos importantes y necesarias para el desarrollo de los países. Somos actores sociales pero también somos actores políticos con voz, somos agentes de cambio y transformación que participamos activamente en el desarrollo humano y económico de nuestras naciones, con propuestas y con experticia que fortalece el capital social y organizativo de un país. El contexto actual amerita ser analizado con detenimiento y requiere que nos revisemos como país, que nos encontremos y que propongamos soluciones y alternativas que nos permitan consolidarnos, complementarnos y trabajar conjuntamente por un país que genera desarrollo humano, económico, social, que es solidario, respetuoso y que garantiza los derechos humanos de todas las personas que lo habitan sin discriminación alguna.

Somos importantes porque:
• Propiciamos canales de denuncia, exigibilidad y escucha para aquellos sectores más invisibilizados
• Llegamos a problemáticas y lugares donde las instituciones públicas se quedan cortas, no dan abasto o no llegan ni atienden
• Desarrollamos un trabajo de pensamiento, de construcción y de metodologías riguroso y nos basamos en el conocimiento y la práctica directa
• Tenemos un papel de vigilantes, de monitoreo, denuncia y exigibilidad ante las obligaciones de los Estados y antes las violaciones y abusos cometidos y que atentan contra la dignidad, integridad y los derechos humanos.
• Brindamos asistencia técnica y servicios de calidad
• Somos menos burocráticos en nuestros procesos sin perder relevancia, calidad, eficiencia, pertinencia y eficacia
• Hacemos un trabajo que es necesario realizar y que no lo realizan otros sectores ni actores

Cambio de agendas

Los contextos de los países han cambiado, pero también las agendas de la cooperación para el desarrollo. En parte por la crisis económica, pero también los intereses políticos y económicos reflejan que Centro América ya ha ido dejando de ser de interés. Unos pocos países siguen siendo respaldados por las agencias de cooperación, siendo que éstas no colocan en sus prioridades dentro de la región, a Costa Rica.

La causa por los derechos de los niños, niñas y adolescentes importa poco hoy en día, muchas agendas se centran en el medio ambiente, en la seguridad ciudadana y no en el desarrollo humano y mucho menos en el goce y ejercicio de sus derechos económicos, sociales y culturales.

Problema de visiones

Cuando hablamos de Desarrollo se puede creer que no hay controversias y que todos los Estados y los diferentes actores económicos y políticos y sociales deberían ponerse de acuerdo, pero no es así. No hay consenso sobre qué tipo de desarrollo se quiere. En sí, los modelos económicos instaurados benefician a unos y excluyen a otros, en particular a aquellos que por su condición de exclusión y marginación no logran siquiera ejercer su ciudadanía, al no ser reconocidos como tal, porque no logran tener acceso al mercado laboral, ni lograr recibir protección social. Una realidad que estamos palpando cada vez con mayor fuerza.

Las organizaciones igualmente diferimos en nuestros enfoques y eso se ha convertido en un factor negativo en el intento de crear alianzas estratégicas y en hacer una movilización social por una causa en común. En estos intentos vemos que la diferencia puede ser tanta, que no se puede articular con todos y todas.

La cooperación para el desarrollo generó dependencia y no siempre favoreció la integralidad y la articulación de las acciones y los procesos, buscando y exigiendo además mostrar sus logros, resultados e impactos, cueste lo que cueste lo cual muestra lamentablemente que la solidaridad también se ha visto afectada en este ámbito.

Poca solidaridad, mucha individualidad y un movimiento social sin fuerza y sentido
La idiosincrasia costarricense muestra a una sociedad y a unas y unos ciudadanos muy individuales. Si bien algunos aspectos han ido cambiando seguimos pensando en nuestros beneficios y no en los del colectivo y si pensamos en el colectivo, es en el de unos y no en el de todas y todos. Esta “forma de ser” se refleja en la dinámica de las organizaciones cualquiera sea su naturaleza, cada quien ve por sus intereses y ve como sobrevivir, pero no se generan diálogos abiertos y directos desde el tercer sector para debatir sobre estrategias comunes para enfrentar todas las problemáticas que como organizaciones vivimos y tampoco para como actuar ante un Estado que tiene poca apertura y que no logra garantizar los derechos humanos de sus habitantes.

Estado Costarricense debe asumir responsabilidades y fortalecer a las Organizaciones del Tercer Sector

El Estado Costarricense – en particular sus administraciones- ha ido delegando sus funciones en las organizaciones sociales que trabajan en la atención y en la defensa de los derechos humanos. Se ha ido creando una relación de dependencia y a veces difícil de solucionar. Sin embargo, el Estado tiene el deber de asumir sus responsabilidades y parte de ellas es contribuir a que la capacidad social organizada en el país se mantenga y siga asumiendo su rol. Si bien, el Estado tiene sus convocatorias a fondos públicos – bastante escasas por cierto y con procedimientos muy engorrosos que casi nadie logra superar – no ha generado ningún fondo que permita a las organizaciones sociales funcionar.

El escenario se ha convertido en una lucha por los fondos y “un sálvese quien pueda”, generando enormes competencias y no un ambiente de complementariedad y de colaboración. Solidaridad difusa y lucha de poderes hacen aún más difícil el ya empinado camino.

Las empresas, las universidades a través de sus institutos de investigación, las agencias de cooperación y organismos internacionales se han convertido en agentes que compiten por los mismos fondos que las organizaciones sociales y de base, y en algunos casos se asumen los mismos roles y tareas que desempeñan las organizaciones sociales y de base.

Fortalecer capacidades, condiciones y brindar protección y seguridad
Las nuevas tendencias de la cooperación para el desarrollo y de los fondos públicos, es exigir más, mostrar resultados, impacto en un corto plazo y con menos dinero.

Tenemos que estarnos actualizando de manera permanente, innovando y revisando nuestros procedimientos y modernizando nuestros servicios y gestiones.

Si bien, las organizaciones sociales estamos de acuerdo en la rendición de cuentas y en la transparencia, no podemos hacerlo si no fortalecemos nuestras capacidades y condiciones. Lo anterior se convierte en un círculo perverso, porque sin recursos no podemos mejorarnos y sin mejorarnos no podemos hacer un trabajo de calidad y mostrar impacto y resultados. Los Estados y las Agencias de cooperación también tienen responsabilidades en generar capacidades y condiciones en nuestras organizaciones y ofrecer espacios de fortalecimiento sistemáticos para actualizarnos y para mejorar y comprender bien las responsabilidades y nuevos requerimientos y exigencias.

El Tercer Sector de Costa Rica se ha visto disminuido a pasos agigantados, nuestro tejido social, otrora pionero en muchos ejes, se ha convertido en dispersión de esfuerzos, desarticulación, mínimos recursos y por ende, no se pueden alcanzar los resultados esperados.

De igual manera el trabajo de las organizaciones de derechos humanos requieren de contar con las condiciones necesarias para recibir protección y seguridad en el caso de necesitarlo, ya que su función y denuncia social ante violaciones y abusos debe continuar y fortalecerse.

El momento de actuar es este, debemos de crear las sinergias necesarias para retomar con trabajo y solidaridad los planes de desarrollo, fortalecer el capital social y las bases organizativas existentes, debemos de construir ahora y consolidar los procesos y a las organizaciones, superar las diferencias y los intereses individuales, para no terminar de perder lo importante que como país y como organizaciones sociales hemos logrado.

En ese sentido DNI Costa Rica ya está dando el paso y está convocando a Directivos de Organizaciones del Tercer Sector a analizar una propuesta así como ha iniciado diálogos con Parlamentarios para definir pasos posibles a seguir.

COSTA RICA: Sección de Capturas los busca

22 en la lista negra del OIJ

Estas peligrosas personas andan en fuga y es por las autoridades requieren la colaboración de la ciudadanía para que la policía logre ponerlos en su lugar, pues todos deben estar tras las rejas tras ser condenados por un tribunal.

alt_text

alt_text

20 hombres y 2 mujeres completan la lista negra de la Sección de Capturas del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) como los más buscados, tras cometer distintos delitos.

Estas peligrosas personas andan en fuga y es por las autoridades requieren la colaboración de la ciudadanía para que la policía logre ponerlos en su lugar, pues todos deben estar tras las rejas tras ser condenados por un tribunal.

La mayoría fue juzgado por delitos como robo agravado, homicidio calificado, abusos deshonestos y corrupción agravada, venta de droga y violación, entre otros.

Cualquier información que usted pueda brindar es indispensable que se comunique al número 800-8000645 o al correo electrónico cicooij@poder-judicial.go.cr del Centro de Información Confidencial.

http://www.diarioextra.com/Dnew/noticiaDetalle/172046

COSTA RICA: Hacienda apela sentencia del Contencioso Administrativo sobre recursos para el PANI

El Ministro de Hacienda, Edgar Ayales, manifestó que apelarán en Casación, por medio de la Procuraduría General de la República, la sentencia del Tribunal Contencioso Administrativo que exige al Estado girar al Patronato Nacional de la Infancia 125 mil millones de colones correspondientes a presupuestos de los últimos tres años.

Ayales explicó que además de que no se cuenta con los recursos, no sería fiscalmente responsable asignar más ingresos a una institución que en los últimos dos años no ha ejecutado el 20% del presupuesto asignado anualmente.

Para él, es preciso que el PANI mejore su capacidad de ejecución antes de asignarle nuevos recursos.

Según Hacienda otra razón para llevar la sentencia a Casación es que el mismo Presidente del Tribunal Contencioso Administrativo fundamentó su voto disidente, en que dicho Tribunal es incompetente para atender este asunto por ser material constitucional. Según el ministro en la situación actual, crearía presiones adicionales sobre la asignación de recursos a otros sectores o aumentaría aún más el financiamiento interno con bonos, lo que ejercería presiones sobre las tasas de interés. Además sostuvo que el gasto se creó sin fuente de financiamiento y el Gobierno no cuenta con recursos para asumirlo. Indicó que se lo explicaron ampliamente a los diputados, por lo que le sorprendió que el diputado José María Villalta, haya elevado el caso al contencioso. Ayales recordó que los artículos 176 y 179 de la Constitución Política determinan claramente el deber y el medio para alcanzar finanzas públicas equilibradas y sanas, y que en ningún caso el monto de los gastos presupuestos puede exceder el de los ingresos probables. Además citó que la constitución agrega que la Asamblea Legislativa no puede aumentos los gastos presupuestos por el Poder Ejecutivo, si no es señalando los nuevos ingresos para cubrirlos, previo informe de la Contraloría General de la República sobre la efectividad fiscal de los mismos.

http://www.columbia.co.cr/index.php?option=com_content&view=article&id=9395:hacienda-apela-sentencia-del-contencioso-administrativo-sobre-recursos-para-el-pani&catid=46:nacionales&Itemid=116

Página 1 de 10 siguiente  última