Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

COSTA RICA: La familia: núcleo de amor, no de miedo.

Nada nos marca más que la familia. Idealmente para bien; a veces… tristemente, para mal.

Ministro de Educación Pública

Los seres humanos nos construimos a nosotros mismos a lo largo de toda la vida y en constante interacción con los demás: aprendemos de los demás y con los demás. Este proceso empieza en el seno de la familia desde la más tierna edad, sea cual sea la familia en que hayamos tenido la suerte – buena o mala – de crecer.

La familia es el primer momento y el primer espacio en que nos enfrentamos a esa inescapable dualidad humana: Somos iguales y distintos a los demás y es mediante la convivencia que nos vamos convirtiendo en nosotros mismos. En ese espacio privilegiado que puede ser la familia es donde estamos supuestos a aprender a sentirnos seguros, queridos, respetados; es ahí que podemos aprender cómo otras personas se preocupan incondicionalmente por nosotros y nos brindan todo aquello que nos da bienestar, a veces a costa del suyo propio: es el espacio de la generosidad. Pero es también ahí que aprendemos que somos seres vulnerables y que se nos puede hacer daño con facilidad, daño físico – tal vez el más obvio – pero también emocional, muchas veces más profundo y duradero.

Cuando pensamos en la familia, solemos hacerlo pensando en una versión ideal, olvidando que a veces la familia no es más que la primera y muchas veces la más terrible pesadilla que viven algunas niñas y niños. Es el lugar del primer abandono, del primer golpe, de la primera traición, del primer desprecio, de la primera descalificación. Es triste y trágico cuando la familia pervierte su sentido íntimo como fuente de seguridad y afecto incondicional y se convierte más bien en su contrario: el lugar del miedo en el que lo propio se vuelve extraño, en que el amor se vuelve temor y chantaje, la generosidad se vuelve egoísmo, la caricia se vuelve golpe, agresión, violación.

Esto resulta mucho más grave porque, para algunos, parece no haber contradicción entre amor y temor: “porque te quiero te aporreo” es un aforismo que todavía hoy mucha gente sigue creyendo verdadero, cuando no es sino la más burda de las excusas para lastimar a quien, más bien, se debiera querer y proteger. Pero es que a veces los padres y madres tienen también miedo de no hacerlo bien… y entonces recurren al miedo como herramienta. Craso error. La ética y el amor nunca se aprenden a golpes.

A veces se piensa que el objetivo de la vida en familia es formar para la obediencia, para la sumisión, para que las hijas y los hijos cumplan el sueño de sus padres… y no para que los jóvenes vayan aprendiendo a ejercer con amor y responsabilidad su libertad, a vivir plenamente su autonomía, a ser ellos mismos. La familia debe formar en el amor y en la ética, más que en la mera obediencia. “La ética no nos interesa porque nos entregue un código o un conjunto de leyes que baste con aprender y cumplir para ser buenos. (...) La ética es la práctica de reflexionar sobre lo que vamos a hacer y los motivos por los que vamos a hacerlo”. (Savater: Ética de la urgencia p. 16).

Si queremos educar para el amor, para la responsabilidad y para la libertad, la familia debe ser el espacio privilegiado para que cada uno de sus miembros pueda realizar el duro trayecto hacia la autonomía, para que cada uno pueda aprender a hacer lo correcto porque sabe que es lo correcto. Como bien dice Savater: “Portarse bien porque después alguien te va a dar un premio no me parece una actitud muy moral”. (Ibíd. p. 99).

Y es aquí donde surge el reto más grande de la familia – y de la sociedad – moderna: el amor y la ética no significan que todos actuemos igual, que todos sigamos las mismas reglas, que todos tengamos los mismos gustos o nos portemos como si los tuviéramos. Como dije: somos distintos. Somos distintos como personas y son distintas nuestras familias. Nadie debe sentir miedo en su casa, en su familia, por ser distinto: debe sentirse igualmente querido y seguro, igualmente respetado y amado.

En el mismo sentido, ninguna familia debe sentirse más o menos familia por ser distinta: no son las formas las que definen a la familia, sino su esencia de grupo básico de identidad, de afecto, de seguridad y de construcción de la libertad de cada uno de sus miembros. Junto a la familia tradicional, hay sinnúmero de familias en que la madre juega el papel parental, en otras, es el padre; hay familias en las que ese papel recae en la abuela o los abuelos, en un tío o tía; hay familias en que dos adultos del mismo sexo juegan el papel paterno y materno; y hay casos en que no hay adultos presentes y los hermanos se constituyen en familia. Mientras predomine el amor y el respeto como base de la construcción de una vida ética en sus hijos, estas serán mucho más familia que aquellas otras en que – aún tras su forma tradicional y su discurso cargado de valores – se esconde una vida llena de miedo, de represión, de agresión y de ausencia de amor. En última instancia, lo único que debiera definir a la familia es eso: ser el núcleo originario que forma en el amor.

Leonardo Garnier
Ministro de Educacion Publica
Costa Rica

COSTA RICA: Padres arriesgan privacidad de sus hijos al subir fotos a redes sociales

Por si solas, las fotografías que suben los padres a redes sociales podrían poner en riesgo la privacidad de los niños pero, la problemática va más allá.

Los archivos de estas imágenes tienen implícitos datos de geolocalización que darían a los cibercriminales detalles sobre el lugar donde viven, el centro escolar al que acuden los menores y la posibilidad de relacionar los sitios que más visitan.

Las fotografías parecieran inofensivas, sin embargo, una vez que se cargan a redes sociales e Internet en general se convierten en una potencial amenaza.

Todas las cámaras fotográficas y las de los celulares en general tienen un microchip de geolocalización que permite “imprimir” en la imagen los detalles de coordenadas, esta información quedará guardada por defecto en todas las capturas que se hagan, así se quiera o no. Además de esto, se indica también la hora y fecha exacta.

El especialista en soluciones de seguridad de Griedshield, Óscar Retana, explicó que esto sucederá incluso si no se tiene conexión a Internet. “Esa información se recibe por satélite, es una señal abierta que funciona por el sistema de satélites de los Estados Unidos, con eso queda guardado el dato”, explicó.

En adelante quienes tengan en su poder estos datos pueden hacer diferentes correlaciones de fotografías tomadas en el kínder, en el parque, en la casa; es decir, puede llevarse a cabo todo un mapeo de la actividad usual o rutina no sólo de los padres sino también del o los pequeños.

Los teléfonos inteligentes también integran estas funciones en sus cámaras y aún más incluyen funciones de GPS que vuelven más precisa la localización.

“Es una computadora muy peligrosa por que el smartphone por definición está conectado a Internet, entonces puede sacar más información”, comentó el especialista.

Las consideraciones que deben tener presentes los padres es que las fotografías que vayan a subir a la web no desaparecerán o al menos no tan fácilmente. A pesar de que las configuraciones de seguridad permitan restringir el acceso a extraños, existen grietas en los sistemas de privacidad de las redes sociales que permitirían una eventual fuga de la información de los usuarios.

“Por ejemplo en Facebook, si un amigo mío comparte la fotografía ya se vuelve pública y perdí esa restricción”, dijo Retana.

Si bien actualmente a los usuarios les interesa mucho mantenerse en contacto con sus familiares y amigos por medio de Internet, deben asegurarse primeramente de tener claro que si están dispuestos a colgar fotografías en la web es porque asumen que podría llegar a ser público.

“En el caso particular de los menores hay que pensar que ya no es sólo mi vida, yo puedo ser responsable de mi vida y de lo que publicó pero también soy responsable de un niño.Muchas mamás y papás no se dan cuenta que son personas independientes y son derechos de privacidad de ellos que son los padres los primeros que deberían respetarla”, aseveró el especialista.

Los especialistas en seguridad informática constantemente recuerdan a los usuarios la importancia de desarrollar una cultura digital, es decir que estén consientes y completamente informados de los riesgos y consecuencias que podrían surgir a la hora de compartir o transferir datos entre usuarios web, sobre todo si se involucran menores de edad.

http://www.crhoy.com/padres-arriesgan-privacidad-de-sus-hijos-al-subir-fotos-a-redes-sociales/

COSTA RICA: Hasta agosto, bullying provocó la mitad de suicidios en menores de edad

Cinco de las 11 muertes por suicidio en lo que va del 2013 fueron víctimas de bullying.

24 de agosto de 2013

El total de suicidios en menores de edad asciende a 11 en lo que llevamos de este año pero, lo más preocupante para las autoridades, es que cinco de ellos corresponden a jóvenes que fueron víctimas de matonismo o bullying. Así lo confirmó a crhoy.com la psicóloga perito del Poder Judicial y representante de Costa Rica ante la Red Mundial de Suicidiología, Kattia Quirós.

Las estadísticas oficiales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) no registran que el motivo haya sido por bullying, sin embargo, Quirós aseguró que al ver el contexto en el que se desarrolló la víctima y diferentes factores que median en este tipo de situaciones, sin duda se puede llegar a la conclusión de que se vieron involucradas en un episodio de matonismo.

“Ha venido aumentando (los casos de suicidio en menores) porque anteriormente se veía como un accidente; el niño que por accidente se cortó o se asfixió con una corbata o algo así”, dijo Quirós, quien explicó que actualmente se investigan los casos y es entonces cuando “nos damos cuenta que (el menor) fue víctima de algún tipo de acoso en la escuela, lo que conocemos como bullying“.

De los 11 menores que se han quitado la vida, nueve de ellos eran hombres y la mayoría de casos se presentaron en San José. La cifra es más preocupante aún si se toma en cuenta que a ocho meses del año casi se iguala el total de muertes por suicidio en 2012. El año anterior se contabilizó un total de 13 casos, todos ellos fueron víctimas de bullying según determinó el Poder Judicial.

“El año pasado más bien bajaron porque en el 2011 fueron 17 chicos los que se suicidaron por bullying y en el 2012 ya bajó a 13 (…) vamos a ver este año con cuántos vamos a cerrar, esperamos que no sean muchos para poder ir disminuyendo la cifra de suicidios por acoso escolar”, aseveró Quirós.

Para la psicóloga, los padres costarricenses siguen negando la realidad del bullying en las escuelas porque en la mayoría de casos lo ven como un comportamiento normal en los adolescentes, creen que en algún momento cesará y no habrá sido más que la edad.

“No se dan cuenta que el acoso está generando trastornos y conflictos a nivel emocional y en la conducta de sus hijos (…) muchos creen que va a pasar la época del colegio y de la escuela y que se acabó; no hay conciencia de la realidad”, agregó la psicóloga.

Por parte del Ministerio de Educación Pública (MEP) la política es la cero tolerancia al acoso escolar dentro del sistema educativo, es por esta razón que se trabaja junto con los docentes en la aplicación de protocolos de intervención para escuelas y colegios en casos de bullying y ciberbullying para poder detectar las posibles situaciones que se estén dando.

“Los profesores tienen que empezar a trabajar con el triángulo del bullying: la víctima, el victimario y los observadores. No podemos dejar ninguna arista suelta, tenemos que visibilizar las situaciones que pasa cada muchacho, con ayuda del departamento de orientación o si requiere ayuda mayor con la clínica u hospital que corresponda”, dijo la Jefa de la Controlaría de Derechos Estudiantiles del MEP, Rocío Solís.

En cuanto a la detección de ideas suicidas en los menores edad, Solís aseguró que existe una resolución de la Sala Constitucional que obliga la atención por parte del MEP de estos casos con carácter de urgencia.

“Los casos que nos llegan, vemos cada uno en particular, estudiamos la situación y hacemos el abordaje de la institución para ver cuál ha sido el procedimiento en el centro educativo y también involucramos a los padres”, enfatizó la funcionaria.
Desde que se promovió la aplicación de los protocolos de atención a situaciones de bullying, las denuncias al respecto han aumentado, lo que según Solís refleja la efectividad de implementación del programa.

Justamente el trabajo del MEP ha logrado evidenciar que las mujeres tienden a ser más violentas en casos de matonismo, además hasta el mes de julio se recibieron 186 denuncias de las cuales 92 correspondían a bullying y cuatro más de ciberbullying.

http://www.crhoy.com/hasta-agosto-bullying-provoco-la-mitad-de-suicidios-en-menores-de-edad/

Página 1 de 11 siguiente  última