Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

COSTA RICA: OIJ detiene a dos maestros por violación de estudiante

Escuela de Catarina en Talamanca, Limón

Juez prohibió a un docente dar clases en Talamanca; el otro será indagado hoy
Según el OIJ, agresiones sexuales se venían dando desde hace un año

david.delgado@nacion.com

Talamanca, Limón. El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) detuvo ayer a dos maestros de la Escuela de Catarina en Talamanca, Limón, por la supuesta violación de una alumna de 11 años.

Las capturas se produjeron en el centro educativo y en Alajuela. Un docente de Educación Física, de apellido Vargas, fue detenido en la escuela, mientras que el otro, de Inglés, apellidado Aguero, cayó preso en Alajuela.

Según el informe policial, los hechos habrían ocurrido en la escuela, y las agresiones sexuales contra la menor venían dándose, supuestamente, desde hace un año. La última vez fue el mes pasado.

Vargas fue indagado ayer en la mañana por la Fiscalía de Bibrí, y el Juzgado Penal resolvió que no puede dar clases en Talamanca ni acercarse a ese cantón, y deberá firmar cada 15 días en un despacho judicial. El otro implicado será llevado hoy a esa fiscalía.

Rocío Solís, directora de la Contraloría de Derechos Estudiantiles, del Ministerio de Educación Pública, comentó: “En el sistema educativo, un docente no debe abusar, ni física, sexual o psicológicamente, de un estudiante”.

http://www.nacion.com/2013-06-08/Sucesos/oij-detiene-a-dos-maestros-por-violacion-de-estudiante.aspx

COSTA RICA: Narco se viste de celeste para infiltrarse en los colegios

Venta de droga, cobros de peaje y amenazas se viven en centros educativos

Autoridades dicen que narco usa a estudiantes para evitar ser capturados
Programa antidrogas confisca marihuana, ‘crack’, cocaína y armas

La cara del adolescente palidece, pero él sonríe con disimulo, mientras con sus ojos sigue el paso a Rex, un perro pastor belga malinois de la Unidad Canina del Ministerio de Seguridad, entrenado para detectar rastros de droga.

Rex olfatea impetuosamente pasillos, esquinas, bolsillos y bultos de los estudiantes de un colegio josefino. El adolescente lo observa. Tiene unos 14 años de edad y parece sentirse aprisionado en esa camisa celeste.

“Usted está ‘así’, ¿verdad, papito? Está ‘así’. Es lo que yo le digo”, le interrumpe, impertinente, otra colegiala, al tiempo que junta en un puño los dedos de su mano derecha.
Pero Rex no ladró ni se sentó. No hizo señas de haber hallado droga al adolescente que permanecía en una silla, a centímetros del pasadizo que une dos áreas del colegio. Es un punto estratégico en el que un grupo de estudiantes osa cobrar un peaje a base de amenazas a los más indefensos, según aseguraron las autoridades. En una esquina, un grafiti reza: “Motos a ¢1.000”.
“En los baños y en ciertos puntos de los colegios se da bullying, cobran peaje, asaltan. Los muchachos cuentan que los amenazan con pegarles tiros o puñaladas, y lo hacen”, explica durante el recorrido Wilfredo Chewez, coordinador de Centros Educativos del Programa Regional Antidrogas (PRAD) del Ministerio de Seguridad.
Según el oficial, el narcotráfico ha encontrado en los jóvenes una forma de distribuir la droga sin ser capturados.
“Porque los menores están de cierta forma protegidos; para hacer estas intervenciones hay que tener cierto tacto y existen leyes y convenios que se deben respetar.
”El narcotráfico, al ver que se le golpea la venta pública, encontró como meter la droga en los centros educativos”, señaló Chewez.

El experto recordó que en otra secundaria de la Gran Área Metropolitana, un can alertó ante la presencia de un muchacho.

“Cuando le dije que viniera para revisarlo, se levantó la camisa y sacó un picahielo. Lo revisamos y tenía 14 dosis de droga. Luego un profesor se vino contra nosotros, entonces lo revisamos a él, tenía 10 dosis. Obviamente es un profesor que ya no está”, narró el oficial.

De pronto, Rex alerta. No por el adolescente sentado en la silla, pero sí por uno de los que están a su lado. Los oficiales y docentes lo llevan a una oficina, donde sus pertenencias serán revisadas.

El estudiante, que no sobrepasa los 15 años de edad, carga marihuana, papeles para envolver la droga conocidos como boletas y hasta una manopla para “defenderse”, según dijo a los oficiales.

Entre mochilas. Son casi las 9 a. m. y terminó el recreo. Los oficiales del Programa Regional Antidrogas (PRAD) y de la Unidad Canina ingresan a las aulas.
Una revisión en un grupo de noveno año, y el resultado fue negativo. Próximo punto: sétimo grado.

El oficial Wálter Rojas toma la palabra: “Esta es una visita preventiva, pongan todo sobre la mesa y coloquen los bultos a la izquierda”, dice a los alumnos.
Entonces, Arock, el perro labrador negro, hace lo suyo. El animal corre por el salón, entre los pupitres. Huele bolsos, zapatos y bolsillos, una y otra vez, y de repente, ladra. Su saliva cae sobre la mochila rosada y él se sienta. Los policías ya saben lo que la acción significa.

Arock también alertó sobre un bulto negro. Los oficiales piden a la dueña y al propietario de las mochilas salir del salón, y luego explican a los estudiantes que sus compañeros pudieron tener contacto con alguna persona que tuvo droga.
Tras la revisión en la oficina, la Policía halló marihuana en el maletín del muchacho. En cambio, ella no portaba ninguna sustancia.

La intervención mañanera dejó resultados. En total, el decomiso de cuatro dosis de droga, dos cuchillos, dos pipas, cinco encendedores, varias boletas, y una manopla.
Para las autoridades, el trabajo fue positivo, pero admiten que tiene n pocos recursos para atender a todos los centros del país. Aun sí, realizan revisiones a diario.

Solo en el 2012, los oficiales del PRAD hicieron 732 intervenciones en centros educativos, en las que decomisaron 211 dosis de marihuana, 71 de crack y 79 de cocaína. Además, se incautaron de armas de fuego y 19 armas blancas.
Rocío Solís, directora de la Contraloría de Derechos Estudiantiles del Ministerio de Educación Pública (MEP), resaltó que la entidad tiene un protocolo de revisión, pero que el trabajo solo puede ser preventivo.

http://www.nacion.com/2013-06-09/Sucesos/Narco-se-viste-de-celeste-para-infiltrarse-en-los-colegios.aspx

COSTA RICA: Droga gana batalla a las autoridades en colegios

hulda.miranda@nacion.com

Aunque el Ministerio de Seguridad y el Ministerio de Educación Pública (MEP) han tomado acciones para combatir las drogas dentro de los centros educativos, los datos

Así lo muestran los decomisos que el Programa Regional Antidrogas (PRAD) ha hecho en los colegios.

En el 2011, los oficiales decomisaron 213 cigarros de marihuana, 386 dosis de crack, 12 de cocaína, un arma de fuego y cinco armas blanca.

En el 2012, la incautación fue de 211 dosis de marihuana, 71 de crack, 79 de cocaína, tres armas de fuego y tres armas blancas en los colegios. Ese año, realizaron más de 700 ingresos a los centro.

Wilfredo Chewez, coordinador de Centros Educativos del PRAD, consideró que el protocolo que usa el MEP para atacar la problemática no es el adecuado.

“Cuando el MEP hizo el protocolo, no estuvieron presentes las autoridades de Seguridad ni del ICD. Es un protocolo como de tres páginas, el nuestro es de 350 páginas. Hace falta que el MEP se acerque, porque ahorita están maniatados”, indicó.

El oficial agregó: “Tiene que haber un compromiso. A veces se piensa que es responsabilidad solo del director, pero es de todos. Nosotros no podemos estar en los colegios todos los días, pero el centro nos puede ayudar”.

Rocío Solís, directora de la Contraloría de Derechos Estudiantiles del Ministerio de Educación Pública (MEP), explicó que la labor que ellos pueden hacer es solo preventiva. “Nosotros no podemos ser represivos. Los centros hacen la revisión de bultos, pero de forma preventiva”, dijo.

“Ellos (los directores) saben que si encuentran droga pueden poner la denuncia ”, agregó Solís.

Precisamente, cuando los estudiantes son hallados con alguna sustancia ilícita, su caso es remitido a la Fiscalía. Además, el centro educativo lo comunica a los padres.

http://www.nacion.com/2013-06-09/Sucesos/droga-gana-batalla-a-las-autoridades-en-colegios.aspx

Página 1 de 11 siguiente  última