Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

COSTA RICA: Insecticidas en los bananales afectan a niños

Los niños indígenas de Costa Rica son las principales víctimas de la contaminación química producida por las bolsas tratadas con Cloropirifos, un agroquímico de uso en los bananales, detectó un estudio divulgado por científicos.

El sitio Noticias de Salud Ambiental (http://www.environmentalhealthnews.org/ehs), indicó que los niños afectados pertenecen a las etnias Bribri y Ngäbe, en el sector caribeño de Talamanca.

De acuerdo con el estudio, los niños que viven cerca de las plantaciones tradicionales en Costa Rica están expuestos al doble del insecticida clorpirifos en comparación con los niños que viven en los alrededores de las plantaciones orgánicas.

Más de la mitad de los 140 niños estudiados en su mayoría indígena Ngäbe y Bribri, tuvieron mayores exposiciones diarias que las que se consideran seguras para los estándares en los Estados Unidos.

Los investigadores destacan que el uso residencial del plaguicida, que se ha relacionado con efectos neurológicos en niños, está prohibido en Estados Unidos, a pesar de que todavía se permite en algunos cultivos.

Entre tanto, su uso en Costa Rica está permitido en las plantaciones de plátano y banano, que se exportan a los mercados estadounidenses y europeos.

Las bolsas tratadas con clorpirifo son utilizadas para proteger los cultivos de banano y plátano de plagas en América Latina y África Occidental, incluso en las zonas pobladas.

Las bolsas recubiertas con el insecticida rodean la fruta, durante su desarrollo, para reducir el daño de plagas. El químico también contamina el aire y el suelo.

El clorpirifos es un insecticida organofosforado usado para controlar los ácaros en los animales, para erradicar las termitas de los edificios y matar a los mosquitos adultos (CDC 2009).

A pesar de que fue prohibido más de una década para el control de plagas en interiores y todos los usos residenciales en los Estados Unidos debido a problemas de salud, alrededor de cinco millones de kilos se siguen utilizando en los cultivos estadounidenses cada año, incluyendo el maíz, cítricos, algodón y alfalfa (EPA 2002).

Los Clorpirifos son altamente tóxicos para insectos, anfibios y peces. En las personas, sobre estimulan el sistema nervioso y puede causar náuseas, mareos y confusión en los adultos.

Las exposiciones de las mujeres embarazadas se han relacionado con bajo peso al nacer en algunos, pero no todos, según estudios (Perera et al 2003, Eskenazi et al 2004).

Los niños expuestos al clorpirifos en el útero también son más propensos a tener retrasos en el desarrollo mental y motor, mayores tasas de Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), en la edad 3 años (Rauh et al. 2006), y menor coeficiente intelectual hasta la edad de 7 (Rauh et al. 2011). Estos efectos del desarrollo neurológico pueden ser causados por cambios físicos potencialmente irreversibles en el cerebro de los niños después de la exposición (Rauh et al. 2012).

El estudio resalta también que los pesticidas y fertilizantes contaminan las vías fluviales locales y pueden tener efectos devastadores sobre los ecosistemas, así como la salud de los trabajadores. La deforestación para plantar más banano también puede destruir ecosistemas enteros.

Para reducir el uso de pesticidas y otros productos agroquímicos en los cultivos de banano, da cuenta que se están desarrollando técnicas alternativas para dejar de afectar el ambiente.

Explica que las opciones incluyen plantar variedades de banano y cultivos rotativos para reducir la posibilidad de infestación de plagas, uso de trampas con feromonas para atraer a combatirlas, cavando trincheras alrededor de las plantas de banano y la eliminación de plantas enfermas con la mano para reducir la propagación de plagas y enfermedades, y aumentar la materia orgánica y microorganismos beneficiosos para fortalecer las plantas y mejorar la salud del suelo

http://www.elpais.cr/frontend/noticia_detalle/1/76695

COSTA RICA: Sujeto es condenado a 30 años de cárcel por provocarle la muerte a su hijastro de 2 años

Un sujeto de nombre Albán Fonseca fue condenado a 30 años de prisión por parte del Tribunal Penal de Alajuela bajo el delito de homicidio calificado al provocar la muerte de su hijastro, de dos años, llamado David Rocha.

Al parecer el sentenciado, quien era el padrastro de la víctima, aprovechándose de esa condición ejecutó constantes agresiones físicas y psicológicas contra el menor.

El 12 de diciembre del 2011 el menor ingresó al Hospital Nacional de Niños en una condición delicada. El niño presentaba un fuerte trauma en la cabeza, aparentemente producido por un golpe que le propinaron con un objeto no determinado. Además, la pequeña víctima también tenía lesiones en la cabeza, ojo izquierdo, mejilla derecha, nariz, costillas, piernas y un estado de desnutrición.

David Rocha de dos años, falleció dos días después de su ingreso al hospital, debido a la gravedad de las lesiones producidas en su cuerpo.

La sentencia contra el sujeto la realizó el Tribunal Penal de Alajuela, quien además estableció seis meses de prisión preventiva contra Fonseca, mientras la sentencia queda en firme.

http://www.crhoy.com/sujeto-es-condenado-a-30-anos-de-carcel-por-provocarle-la-muerte-a-su-hijastro-de-2-anos/

COSTA RICA: Los Guido se convierte en ejemplo de organización comunitaria

Homicidios, peleas pandilleras, asaltos, robos, asesinatos… Estos son los hechos delictivos que, de los 81 cantones de Costa Rica, posicionaban a la comunidad de Los Guido de Desamparados como uno de los más peligrosos. Sin embargo, esta comunidad se las ha arreglado en los últimos años para cambiar la situación y disminuir la inseguridad ciudadana de la región. El secreto: una comunidad organizada que realiza acciones en conjunto con las autoridades policiales.

Así lo reconoció el oficial de la Fuerza Pública encargado del programa de seguridad comunitaria en la localidad, Hubert Solano, quien mencionó que se realizaron una serie de reformas a las labores de Fuerza Pública que no estaban rindiendo como debían.

“Inició más o menos hace cuatro años, Los Guido en esa fecha era una comunidad con un índice en incidencia delictiva muy amplio, el cantón de Desamparados era el primer lugar en incidencia delictiva (…) ahí fue que hicimos alianzas con algunos líderes de la comunidad para crear grupos de seguridad comunitaria pero efectivos no nada más que queden en el papel”, dijo el oficial.

Una de las mujeres líderes del lugar, Fanny Pérez, indicó que en un principio trabajaban solo con un oficial que “nada más contestaba el teléfono”. Poco a poco lograron el ingreso de más policías y fue entonces cuando nació la iniciativa comunitaria de fortalecer la comunicación con las autoridades e iniciar los esfuerzos para luchar contra la inseguridad.

“Nos dimos a la tarea de organizar a la gente y que se conociera lo que era un programa de seguridad comunitaria y así lo fuimos haciendo”, indicó Pérez.

Ambos, Fuerza Pública y vecinos, coincidían en que lo mejor era trabajar con los menores de edad para desarrollar un sistema preventivo y desviar su atención a prácticas sanas, como el deporte. Además, impulsaron la colocación de becas en el sector por medio de la municipalidad y la integración de los muchachos con otros de diferentes distritos del cantón para “ir cambiando a esta comunidad que la tenían encasillada como problemática”, dijo Solano.

“En el tema de la niñez, si el PANI (Patronato Nacional de la Infancia) no hacía nada, nadie hacía nada. El rol que tomamos nosotros como Fuerza Pública fue que aún cuando fuera un tema de niñez, de adulto mayor o de violencia doméstica, nosotros tocaríamos las puertas necesarias y si no teníamos una respuesta, entonces actuaríamos nosotros mismos”.

Para quienes habitan en Los Guido, la confianza en las autoridades policiales ha crecido significativamente y mantienen una comunicación fluida y constante, e incluso conocen los números de celular de los oficiales y alertan cada vez que perciben movimientos sospechosos en el lugar, además de que las autoridades les han solicitado reforzar dicha acción con una llamada al 9-1-1.

Para doña Fanny es una alegría saber que con esta organización la comunidad se ha unido y ahora todos velan por el bienestar de la zona, sin embargo reconoce que queda mucho camino por recorrer, especialmente por la percepción externa que se tiene de la localidad.

“Ahora tenemos casi a todos Los Guido cubierto con el programa de seguridad comunitaria y estamos activos trabajando. No ha sido fácil pero lo hemos llevado por un buen camino, la idea es que no se nos señale por la inseguridad que hemos tenido en el pasado sino que se nos vuelva a ver como una comunidad organizada con el deseo de superarse”, dijo Pérez.

Persisten los obstáculos

Uno de los obstáculos con los que han tenido que enfrentarse los vecinos de Los Guido, es la falta de oficiales de policía.

En un momento determinado, llegaron a laborar 24 oficiales de Fuerza Pública solo en la delegación de Los Guido, sin embargo por motivos de rotación y movilización del personal en menos de cuatro años esa cantidad de efectivos disminuyó a 19.

“La finalidad es que se nos respete como comunidad, porque en el ministerio tienen una forma de trabajar que cuesta adaptarse al ritmo de ellos. Pero nosotros hemos defendido ese derecho y que no se nos estén quitando los policías. Hoy nos quitan uno mañana otro y así (…) esa policía que tenemos en la comunidad conoce a cada uno de los dirigentes, como trabaja cada uno de nosotros. Con policías nuevos que estén entrando cada 15 días no podemos trabajar porque ellos no conocen el sistema de trabajo que tenemos nosotros”, dijo.

Este es uno de los problemas que resalta el más reciente informe del Estado de la Nación pues que presupuesto del Ministerio de Seguridad Pública pasó de representar un 0,5% del Producto Interno Bruto (PIB) en el año 2000 a un 0.8% para el 2011 y aún así su ejecución apenas alcanzó el 0,6%.

“Fuimos perdiendo esas plazas, nos las tienen que reponer pero debido a esta realidad hay que esperar”, expresó el oficial Solano.

En Desamparados existen 25 asentamientos considerados como precarios en seis de los 13 distritos del cantón, los cuales constituyen Desamparados, Los Guido, San Rafael Arriba, San Rafael Abajo, San Juan de Dios y Patarrá.

http://www.crhoy.com/los-guido-se-convierte-en-ejemplo-de-organizacion-comunitaria/

Página 1 de 9 siguiente  última