Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

COSTA RICA: Jueza otorga casa por cárcel a acusado de golpear a hijastro

Un hombre acusado de golpear a su hijastro hasta romperle el hígado, recibió por parte de una jueza el beneficio de casa por cárcel como medida cautelar.

El padrastro, de apellido Martínez y 26 años de edad, había sido enviado a cumplir dos meses de prisión preventiva desde el pasado 22 de octubre, cuando se le detuvo como sospechoso de agredir al menor, de un año y tres meses de edad.

No obstante, anteayer, la jueza penal de Liberia, Xinia Lobo, aceptó la petición de la defensa de cambiar la medida y dictó el arresto domiciliario.

Según comunicó Lobo por medio de la oficina de prensa del Poder Judicial, ella acogió la solicitud tras conocer las manifestaciones de testigos.

La jueza consideró que el sospechoso tiene arraigo domiciliario y apoyo de su familia, y estimó que, por esas razones, no existe el peligro de fuga alegado por el Ministerio Público.

La resolución de Lobo también tomó en cuenta la decisión del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) de otorgarle la custodia del niño al padre biológico.

El sospechoso cumplirá el arresto en la casa de un familiar.

Además, la jueza ordenó a Martínez no acercarse a la víctima, a la madre del menor, ni al padre biológico. Tampoco a personas cercanas a ellos.

Las nuevas disposiciones regirán hasta el 19 de diciembre. No obstante, la Fiscalía comunicó que apeló el cambio de medidas y que está a la espera de que se resuelva la apelación.

Temor. Los hechos que se le atribuyen a Martínez habrían ocurrido en octubre en Liberia, Guanacaste, en la casa de Jessenia Ibarra, quien es la madre del niño.

El 17 de ese mes, el pequeño fue llevado al Hospital Nacional de Niños con una lesión en el hígado y un trauma en el duodeno, al parecer, a causa de las agresiones.

En ese momento, la mujer señaló a su pareja como responsable de golpear a su hijo. Aseguró que escuchó un golpe dentro del baño de la casa donde solamente estaban el padrastro y el menor.

Javier Vargas, abogado de Ibarra, dijo ayer que su representada teme que ahora Martínez tome represalias contra ella.

http://www.nacion.com

COSTA RICA: Niño declara ante juez que su madre lo lanzó a río

Juicio que se hacía por abuso de patria potestad es ahora por tentativa de homicidio
Menor, de ocho años, narró que él se ahogaba, pero lo rescataron

Aunque tiene dificultad para hablar, un niño de ocho años de edad narró ante un juez que su propia madre lo lanzó a un río, que él se ahogaba y que una mujer fue quien lo rescató.

Tras escuchar ese relato, la fiscala de Nicoya, Ruth Quesada Quesada, pidió al tribunal recalificar el delito que se le imputaba a la madre del menor.

Hasta el miércoles, la mujer, apellidada Madriz y de 41 años de edad, era enjuiciada por abuso de la patria potestad y se exponía a una pena hasta de dos años de cárcel.

Ahora, sin embargo, el Ministerio Público le atribuye el delito de tentativa de homicidio en perjuicio del menor, cuya pena podría ser de 20 a 35 años de prisión.

Los hechos que se le imputan a Madriz habrían ocurrido durante la mañana del 11 de setiembre del 2009, cuando, supuestamente, lanzó al menor al río y lo dejó abandonado a su suerte.

De acuerdo con el reporte, eso ocurrió en las aguas del río Perico, en Nicoya, Guanacaste. Al parecer, una mujer que pasaba por el lugar auxilió al niño.

La Fiscalía comunicó que, durante el debate, no se había podido escuchar el testimonio del niño hasta este miércoles.

El relato del menor se recibió en privado, solo con la presencia del juez y de la representante del Ministerio Público.

Según informó la entidad, el niño hizo referencia a su madre y expresó frases como “Tiró a río”, “Yo ahogo”, “Ayuda muchacha” y “Una ambulancia”.

Tras oír esas palabras, la fiscala formuló la petición.

“Al escuchar las declaraciones del niño, es clara la intención homicida de la madre al lanzarlo al río. Eso no ocurre (que el niño muriera) porque cae en una zona donde lo pudieron rescatar. Esto es un delito de tentativa de homicidio calificado, hay fragilidad del menor ”, manifestó Quesada.

El juez Luis Guillermo Araya acogió la solicitud y anuló lo actuado hasta el momento.

El proceso se iniciará de nuevo a cargo de un tribunal colegiado. Aún no se ha dictado una fecha.

Testigo. Como parte de los testigos, el Ministerio Público presentó a una enfermera que supuestamente rescató al menor.

No obstante, ayer la entidad comunicó que, en realidad, quien le prestó ayuda fue una mujer que ahora está fuera del país.

El menor se encuentra bajo custodia del Patronato Nacional de la Infancia (PANI).

http://www.nacion.com/2012-11-30/Sucesos/Nino-declara-ante-juez-que-su-madre-lo-lanzo-a-rio.aspx

PANAMA: No hay dinero para combatir femicidios

Una campaña civil contra la impunidad, no oída. Un proyecto de ley parado mientras las mujeres son asesinadas: 47 este año. Una carta al procurador. La respuesta: no hay recursos

Omaira Ábrego salió de casa el martes 15 de septiembre. Era temprano y no había de qué preocuparse. Solo iba a hacer un mandado y al rato volvía. Mal cálculo. La niña de 9 años nunca regresó. Un hombre la atrapó en medio del mandado y su pequeño cuerpo fue hallado 5 días después dentro de una bolsa, tirado en un paraje de Almirante. La chiquilla fue golpeada y violada. Los hechos están por esclarecer.

Un mes después del atroz hallazgo en Almirante, Tami Mora Zúñiga fue acuchillada por su pareja en las festividades del Cristo Negro de Colón. Crimen pasional, repiten los periódicos, justifican quienes no entienden que un crimen pasional es, ni más ni menos, un homicidio y, más exactamente, un femicidio, explica la abogada Deika Nieto: uno de los crímenes más viles que existen y en Panamá no está tipificado como delito.

¿Por qué? No hay dinero, responde el Procurador José Aýú Prado a las integrantes del Espacio de Encuentro de Mujeres (Eem), en la carta DPGN-494-2012, donde explica que, ‘aunque no se cuenta con el tipo penal que tipifique el femicidio per se, se cuenta con el tipo penal de homicidio calificado u agravado en casos de violencia doméstica’.

Pero no es suficiente, refuta la socióloga Juana Camargo, se necesita una ley específica de protección a mujeres tanto en el ámbito privado como en el público, acotan las abogadas e integrantes de Fundagénero y el Eem: una ley integral que contemple la violencia reproductiva, física, institucional, laboral, sexual y simbólica, y que garantice la vida e integridad de las mujeres.

Conscientes de esa necesidad, el 23 de septiembre de 2011 la Defensoría del Pueblo y las organizaciones sociales presentaron el anteproyecto de Ley 86, que tipifica el femicidio, sanciona la violencia contra las mujeres y dicta medidas de prevención. A un año el proyecto sigue en lista de discución de la Asamblea. Mientras tanto las mujeres siguen muriendo, sin importar raza, condición social, edad, creencia, actividad económica.

ELLA NO ME HACÍA CASO’

A pocos días de la muerte de Tami, Cristel Iris Reyes lloró como lloran los niños pequeños al escuchar a los grandes pelear. Su mamá acababa de decirle al novio: “me voy de casa”. Peleas, gritos, discusión. La madre se fue a bañar. El llanto infantil no cesaba. En ‘un ataque de ira’, cuentan los periódicos, el padrastro agarró a la pequeña de 2 años, la encerró en un cuarto y le pegó. La niña lloraba, el padrastro le decía que callara. La niña lloraba más. La golpeó, la golpeó y la golpeó, hasta que la chiquita calló. Para siempre. Cristel murió en manos de un hombre que no aceptó perder el poder sobre su compañera, según las especialistas en el tema.

Los femicidas se ensañan con su víctima. Explica Clara Montenegro, investigadora en hechos de violencia doméstica. Por eso, junto a los crímenes de droga, éstos constituyen los asesinatos más atroces. Y no se trata de desbordamiento de amor sino de la masculinidad que no acepta perder el poder, acota Camargo. Por eso en las declaraciones de femicidas se escuchan frases como: ‘la maté porque no se dejaba gobernar’, ‘porque no me hacía caso’ o ‘porque pensaba dejarme’.

LA IRA QUE MATA MUJERES

- ¿Por qué la mataste?- Le preguntaron a Joseph Beckles, el hombre que el pasado 23 de noviembre, a 48 horas del Día Internacional de No Violencias Contra las Mujeres, entró a la iglesia donde oraba su esposa, María Rivas, y a quemaropa disparó una, dos, cuatro balas.

- Fue un ataque de ira, respondió el femicida.

Así, por un ataque de ira, el nombre de María se suma al de Omaira, al de Tami, al de Cristel, al de las 164 niñas, mujeres, madres, hermanas, hijas, amigas y compañeras, que han muerto en los últimos años porque gobierno tras gobierno han pasado por alto el tema de la violencia de género y la impunidad, ‘tratándolo como un asunto de mujeres’, afirman las activistas en la carta de respuesta al procurador.

Por eso aquí, en el país del mayor ingreso percápita de la región, en donde se le aumenta el sueldo a los policías año a año y la inversión en seguridad desborda en armamento y radares, el procurador justifica que no se han implementado las medidas necesarias para resguardar la vida de las mujeres porque no hay presupuesto. Aquí, donde el Gobierno aprueba cada tanto una nueva ley inconsulta como la 30 o la 72, que luego tiene que derogar, no hay dinero para enfrentar y parar la violencia contra las mujeres, denuncia la secretaria de la CGTP, Nelva reyes.

Y aunque las cifras sean favorables y según el cuadro presentado por el Instituto Nacional de Mujeres (INAMÚ), la muerte violenta de mujeres ha ido en descenso desde 2010, cuando se dieron 72 asesinatos, a 47 en lo que va de 2012, ‘no es suficiente’, refuta Camargo.

Panamá está atrasado en cuanto a la legislación que protege la vida de las mujeres y por ello 70% de las denuncias que se tramitan en las corregidurías a nivel nacional tienen que ver con violencia doméstica. Por eso el 80% de esos casos son sobreseidos provisional o totalmente, y por eso terminan en femicidio. Criminalidad oculta, llaman las especialistas a este fenómeno.

CRIMINALIDAD OCULTA

La profesora Beatriz Miller fue asesinada por su pareja mientras daba clases a los niños de cuarto grado del colegio Rodolfo Chiari. El tipo llegó al salón, pistola en mano, la profesora se levantó asustada de su silla y les dijo: ‘salgan rápido’. Minutos después se escucharon los disparos, uno, dos, siete.

La profesora Beatriz llevaba ocho años conviviendo con Tomás González y ya había interpuesto una denuncia por violencia doméstica. Pero se reconciliaron y ella cambió el temor a la agresión por la esperanza de construir otra forma de amar. Sin embargo, el círculo de violencia se repitió. Entonces lo demandó nuevamente, esta vez en el Juzgado Segundo Penal del Circuito. Después de las disculpas, los regalos, la sensación de no poder vivir sin el otro, volvieron. Momentáneamente el miedo se convirtió en silencio y la tempestad fue calma. Criminalidad oculta: ‘aquella que encuentras en la vida cotidiana, entre las familias escondida, en hospitales cuyos médicos no reportan el hecho. Es la violencia olvidada, silenciada’, dice Montenegro.

Por la criminalidad oculta Tomás salió libre con fianza tras la tercera y última denuncia interpuesta por Beatriz, un año antes en la personería. Por la criminalidad oculta no hay albergues de protección a mujeres en Coclé. Por la criminalidad oculta Beatriz murió ese 6 de septiembre a las 7 a. m.

Para directora de la Asociación Para la Planificación Familiar (Aplafa), Juana Cooke, no es que las víctimas sean pasivas y les guste, como afirman algunas personas, muchas veces las víctimas denuncian pero no encuentran soluciones.

Ni la profesora Beatriz ni María encontraron apoyo. Las 47 mujeres que murieron este año tampoco. Desde el 2007 al 2012 la situación no es muy diferente. Y mientras el femicidio no sea tratado como un delito, en Panamá seguirán muriendo violentamente niñas, mujeres, madres e hijas, amigas y compañeras de alguien, dicen activistas: los rostros cambian. El delito no.

http://laestrella.com.pa/online/impreso/2012/11/26/en-panama-no-hay-dinero-para-combatir-femicidios.asp

Página 1 de 6 siguiente  última