Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

COSTA RICA: Bebé lesionada en pleito de pareja

Una bebé de cuatro meses resultó con lesiones muy leves, a las 7:30 a.m. de ayer, durante un pleito familiar en el cuarto de una pensión ubicada detrás de la librería Universal, en San José.

Según informes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la pequeña fue remitida a Emergencias del Hospital Nacional de Niños para su valoración.

Avanzada la tarde de ayer, continuaba internada, pero fuera de peligro, según confirmó a este medio el subdirector del centro médico infantil, Orlando Urroz.

La niña no presentaba heridas graves, pero la mantendrán bajo cuidados médicos, hasta hoy, para descartar alguna dolencia interna que pueda presentar.

Urroz anunció que funcionarios de Trabajo Social investigan desde ayer el caso para determinar qué hacer con la pequeña.

La Fuerza Pública detuvo la mañana de ayer a la madre, de apellido Sánchez, quien enfrenta ahora una causa por “agresión con arma contra su compañero sentimental”.

Según la Fiscalía, no será acusada por el caso de la bebé, pues no presenta lesiones graves.

“Los hechos ocurrieron este lunes en el Hotel Pensión Latino, ubicado en la capital, cuando al parecer la imputada golpeó al ofendido con un zapato”, reza parte de un boletín judicial.

http://www.aldia.cr/ad_ee/2012/noviembre/06/sucesos3378801.html

COSTA RICA: 481.000 menores de edad no llenan sus necesidades básicas

Pobreza atrapa a 1 de cada 3 niños y adolescentes del país Estado de la Nación revela cifra histórica de pobres: 1.140.000 personas

Ingresos de los hogares que menos ganan disminuyeron un 7,2% en el 2011
Mientras algunos niños empiezan a soñar con la tableta o el juego de video que quieren para Navidad, a otros la realidad les impide ver más allá de lo elemental: qué comer para quitarse el hambre y con qué cubrirse del frío en la noche.

La pobreza hoy atrapa a uno de cada tres niños y adolescentes costarricenses, según revelan los datos del decimoctavo informe Estado de la Nación, presentado oficialmente ayer.

Se trata de 481.764 menores que enfrentan dificultades para atender sus necesidades básicas de alimentación y acceder a servicios de salud, vivienda digna, agua potable y electricidad.

El problema más crítico se vive entre los menores de 12 años, que constituyen el segmento más pobre del país en términos de edad. Entre ellos, la incidencia de pobreza supera el 35%.

Según la investigadora Natalia Morales, parte de esta tendencia se debe a que las tasas de natalidad en los hogares pobres suelen ser más altas que en los demás.

“Una proporción importante de niños está creciendo sin oportunidades, y esto, además, les puede limitar el logro educativo, la principal herramienta de movilidad social”, agregó Morales.

Sin embargo, estas cifras son más preocupantes al considerar la transición demográfica que atraviesa el país, explicó Jorge Vargas Cullell, director a. í. del Programa Estado de la Nación.

De acuerdo con el experto, durante la primera década del siglo XXI, por cada persona que se pensionaba, seis jóvenes ingresaban al mercado de trabajo. Sin embargo, dentro de 20 años, la proporción va a ser de uno a uno.

“Los niños y adolescentes van a ser un bien cada vez más escaso y, por ello, deben ser mucho más educados y capacitados; van a tener que llevar sobre sus espaldas un peso mucho mayor que ahora”, resaltó el politólogo.

Una cifra histórica. En términos porcentuales, tanto la pobreza como también la extrema pobreza mantienen niveles similares a los del año pasado, y rondan el 21,6% y el 6,4%, respectivamente.

Sin embargo, al considerarse el crecimiento de la población, la cifra total de pobres alcanzó en el 2011 su más alto nivel histórico: 1.140.435. De esas personas, 336.305 viven en extrema pobreza.

Además, el informe señala que la desigualdad entre los sectores de la población que ganan más y menos se sigue ensanchando.

Aunque los ingresos aumentaron en promedio un 4%, el crecimiento se dio en los dos quintiles más altos, mientras que en el quintil más bajo los ingresos incluso descendieron un 7,2%.

La inequidad también se manifiesta en términos geográficos: mientras que la pobreza en la zona central es del 17,7%, en las más pobres, como lo son la Brunca y la Chorotega, supera el 30%.

El ministro de Bienestar Social y Familia, Fernando Marín, aseguró que esta administración ha hecho un esfuerzo por concentrar la inversión entre los grupos más vulnerables y pobres del país.

“Tal vez a corto plazo no vemos una reducción drástica (de la pobreza), pero sí se puede medir en términos de calidad de vida de muchas familias”, dijo Marín.

“Hay que seguir invirtiendo en programas universales de educación como herramienta que permite superar factores condicionantes de la pobreza”, agregó el ministro.
Mientras tanto, los analistas del Estado de la Nación reiteraron la importancia de atacar la pobreza desde las políticas públicas laborales y educativas.

En el primer caso, recomendaron una mayor atención a la política salarial y redoblar las inspecciones para verificar el cumplimiento del salario mínimo, entre otros.

En el segundo caso, instaron a universalizar la educación desde el nivel preescolar y esfuerzos más agresivos para retener estudiantes en sétimo año y noveno, cuando más suelen desertar.

http://www.nacion.com/2012-11-07/ElPais/pobreza-atrapa-a-1-de-cada-3-ninos-y-adolescentes-del-pais-.aspx

COSTA RICA: Llevar algo al plato de seis hijos es difícil para familia de Pérez Zeledón

alejandro.mendez@nacion.com

Un enorme rottweiler enfermo, que tuvo por comida unos frijoles agrios, no dio ni siquiera el aviso de que habían llegado visitas a la casa de Ruth Núñez. El animal ni se movió, con costos respiraba.

El perro estaba en las afueras de la vivienda en Lomas de Cocorí, uno de los barrios más pobres de San Isidro de El General, en Pérez Zeledón. Se ubica a unos siete kilómetros del centro.

Núñez, su esposo y seis hijos habitan una casa nunca terminada que comenzó a levantarse hace tres años con un bono. Cuatro camas y alguno que otro mueble se distribuyen en un par de cuartos.

Ella tiene 34 años y el mayor de los hijos 15, mientras que el más pequeño nació hace apenas cuatro meses. Este último, a falta de cuna, duerme en una hamaca que cuelga del techo.

En las cuatro camas se reparten los otros siete miembros de esta familia, aunque desde el domingo hay más espacio. El marido, Bruno Segura, de 56, se fue con el hijo mayor a coger café, porque no encuentran trabajo en otra cosa. Su plan es volver el sábado.

Para ellos, comer arroz y frijoles es una bendición; un trozo de carne se ve muy de vez en cuando. Si logran tenerlo hay que cocinarlo rápido porque la refrigeradora está dañada.

“Yo duro una o dos semanas sin tener que darles a ellos y ellos me piden a mí ‘mami comida’, y lo que tengo que hacer es ir en veces a donde mi mamá que me regala un puño de arroz o los vecinos que me regalan también”, dijo.

“Esta semana hemos estado comiendo porque unas maestras del CEN (Centros de Educación y Nutrición) me hicieron una comedera (un diario) y un día les doy fideos, otro atún y así voy”, añadió la madre.

Según dice, la mayoría de veces tiene que decidir entre pagar la luz o comprar alimentos.

“Con lo que se gana mi esposo se compra la comida y digamos, como a mí me ayuda el Estado un poco, a veces agarro esa plata para comida cuando él anda afuera, para tener lo que mis hijos se comen y se me acuesten llenitos, no vacíos”, explicó Ruth Núñez.

El mayor desvelo. Sin embargo, confiesa, la posibilidad de estudio para sus hijos es una gran preocupación.

Ella no sabe leer ni escribir, porque nunca fue a la escuela y ni siquiera sabe cuánto es el ingreso familiar. Su esposo es quien maneja el escaso dinero, dice.
Las lágrimas comenzaron a correr por el rostro cuando trató de responder sobre cuál es la mayor limitación para sus hijos.

“Además de todas las necesidades, el que mis hijos abandonen la escuela”, expresó sin dudarlo.

Su hijo mayor, de 15 años, desertó de primer año de colegio porque tenía que repetirlo.

“Yo le dije que iba a hacer hasta lo imposible. Yo le dije a él, llorando, que si yo tenía que deberle el alma al diablo para que fuera al colegio, lo iba a hacer, pero no quiso seguir yendo; no sé, yo ya no pude hacer nada más,” exclamó Ruth.
Hasta ahora, le consuela, que ninguno de los menores ha presentado alguna enfermedad grave.

Solo esta semana tuvo que llevar al más pequeñito al hospital, debido a una infección de oído.

“Yo lo veía a él rascándose la oreja y llorando, y no sabía qué hacer, Por dicha un vecino me dio 500 pesos y con eso me fui en bus. A ellos por ser menores sí los atienden, pero a uno que está mayor y sin seguro que va”, manifestó.

Por el momento, la esperanza de una mejor calidad de vida para esta familia no es cercana.

Más allá de las ayudas que reciben del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), la mujer asegura haber agotado todos sus posibilidades, hasta para mejorar la casa.
Por esa razón, tampoco para el rottweiler, se asoma un futuro más prometedor.

http://www.nacion.com/2012-11-07/ElPais/llevar-algo-al-plato-de-seis-hijos-es-dificil-para-familia-de-perez-zeledon.aspx

Página 1 de 8 siguiente  última