Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

COSTA RICA: Niñez en riesgo

Editorial

Como país deberíamos aspirar a dibujar una sonrisa en el rostro de los más de 1,7 millones de niños y adolescentes que también forman parte de nuestra población.

Deberíamos ser capaces de sembrar ilusiones en sus corazones y darles las oportunidades que puedan abrirles un camino en sus vidas, dotándolos de las mejores herramientas, eso lo permite una educación integral y de calidad.

Ese debería ser el norte de las políticas para la niñez y adolescencia, pero ¿qué tanto se ha avanzado como país en ese objetivo? Sin duda hay resultados positivos aunque mientras persista el maltrato, falta de oportunidades, pobreza, deserción escolar y trabajo infantil se estará en deuda con quienes más necesitan amparo y protección.

Hoy que celebramos el Día del Niño, es un buen momento para reflexionar sobre las señales lanzadas por el Hospital Nacional de Niños sobre el alarmante crecimiento de la agresión y maltrato de menores de edad, el cual incrementó en un 600 por ciento del 2007 al 2012.

Las secuelas de ello muchas veces resultan irreparables y dejan honda huella física y emocional en sus víctimas.

Por día se atienden entre 6 y 7 casos de violencia de menores y la mayoría se da en el seno del hogar o en su entorno más cercano.

En América Latina y el Caribe hay 6,5 millones de menores de edad que no asisten a la escuela o colegio y 15,6 millones van a clases arrastrando fracasos y señales de desigualdad al existir un desfase de grado-edad o rezago escolar, revela un informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Esta realidad, menoscaba toda intención de mejorar la calidad y la equidad en la educación para hacer frente a la pobreza y a la desigualdad y, de esta forma, se boicotea la inclusión social.

A ello se suman quienes a corta edad se ven en la necesidad de trabajar para llevar sustento a su familia, según la última Encuesta Nacional de Hogares del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), 47.400 desempeñan alguna actividad económica y representan al 4,6 por ciento de los niños y muchachos que hay en el país.

Están en las calles trabajando porque sus circunstancias los llevaron a ello, pero muchos al igual que Randy Martínez, sueñan con la oportunidad de volver a las las aulas: “el año entrante deseo regresar al colegio y terminar mis estudios”.

Aunque no todos tienen la misma convicción y pueden caer en la tentación de las malas juntas, el dinero fácil logrado con un alto riesgo de caer tentados de delinquir: robar, asaltar y vender drogas.

Por cada uno de ellos en peligro es imperativo dotarlos de las herramientas indispensables para que sepan decidir, soñar y apropiarse de las oportunidades que les permitan crecer y desenvolverse en un futuro próximo.

http://www.aldia.cr/ad_ee/2012/septiembre/09/nacionales3302890.html

C0STA RICA: “No más niños agredidos”

herlen.gutiérrez@nación.com

Cientos de participantes de la IV Caminata contra la Violencia Infantil, en Paseo Colón, llamaron ayer a detener el flagelo de la agresión en el marco del Día del Niño.

Rodolfo Hernández, director del Hospital Nacional de Niños, clamó por un alto al maltrato del que están siendo víctimas los menores del país.

“La marcha es por quienes no tienen voz, por esos infantes que no hablan, no pueden defenderse y son agredidos en silencio, con la complicidad de los mayores”, comentó Hernández.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente hay una epidemia de maltrato infantil, la cual es declarada cuando por cada 100 mil habitantes, el maltrato afecta a diez o más.

Solo en el Hospital de Niños se reportan entre seis y siete casos diarios de niños agredidos, lo que significa más de 21.500 niños afectados por cada 100 mil personas.

´Hernández explicó que la cifra es alarmante porque esos datos son solo de los que llegan a los centros médicos, sin embargo hay un número desconocido de menores agredidos que no llegan a ellos.

Milena Grillo, directora ejecutiva de la Fundación Paniamor, indicó que la sociedad debe unirse para interrumpir los ciclos de violencia.

“El respeto y el reconocimiento hacia los niños y niñas es un compromiso”, expresó.

http://www.aldia.cr/ad_ee/2012/septiembre/10/nacionales3315595.html

COSTA RICA: Programas del MEP no difieren de los que los profesionales en salud aplican a adolescentes

Jefe Clínica de Adolescentes, Hospital Nacional de Niños www.hnn.sa.cr@nacion.com

Necesarios programas de educación sexual

La necesidad demostrada que tienen los y las adolescentes de contar con una educación sexual de calidad, no tiene discusión. Pero si alguien tiene duda, les remito a dos investigaciones que hemos hecho en la Clínica de Adolescentes del Hospital Nacional de Niños, en donde la carencia de información protectora se documenta de manera alarmante.

Algunos ejemplos son: cuando se les pregunta sobre medidas protectoras contra infecciones de transmisión sexual, solo un 15,4% identifica todas correctamente; solo un 37,8% identifica que el VIH puede adquirirse a través de la práctica del sexo oral; un 94% define adecuadamente qué es la menstruación, pero un 46% la iguala a la ovulación; solo un 16% conoce los días fértiles en la mujer y solo un 34% considera como probable un embarazo con el método del coito interrumpido.

Aunado a lo anterior, el embarazo adolescente sigue constituyéndose en un problema estadísticamente significativo y, cuando se investiga lo que subyace, encontramos que el 85% de los hombres involucrados son adultos, en donde ya no solo juega la falta de información protectora, sino que las carencias afectivas crónicas, la construcción de género, el abuso sexual, la pobreza, entre otros, son factores determinantes.

La anterior combinación de factores hace que la complejidad alrededor de la sexualidad sea mayor, por lo que no solo contar con información protectora es un asunto prioritario, sino que la transmisión de esta debe darse en un espacio de reflexión, que permita analizar contexto cultural, deberes, derechos, valores, respeto a la diversidad y a las creencias personales.

Si estas condiciones no se dan, son mínimas las posibilidades de que el/ la adolescente llegue a empoderarse y tener control sobre las circunstancias adversas y de riesgo, que se dan en la construcción de la sexualidad.

Por esto, al leer los programas sobre sexualidad elaborados por el Ministerio de Educación, uno encuentra que todos los elementos mencionados previamente se encuentran en ellos, y no es diferente a lo que por muchos años hemos aplicado con adolescentes los profesionales que estamos en contacto con esta población y que corroboramos como de gran efectividad preventiva. La gran diferencia con la propuesta del Ministerio de Educación, es que ahora será accesible a un mayor y significativo número de adolescentes.

La Iglesia católica, opuesta a estos programas, elaboró unas guías propias que destaca la dimensión no solo humana, sino también trascendental de la sexualidad, en donde el amor al otro(a) es el centro de la relación entre humanos y en donde “... no es el sexo el que sostiene la vida de la pareja, sino que la vida de la pareja sostiene al sexo. Dicho de otra manera, para que la relación sexual sea satisfactoria, plena, debe estar integrada en la vivencia diaria del amor, que conlleva detalles, atenciones, opción por la otra persona”. (Colaboradores con la vida, pág. 36). En resumen, hay una dignidad humana trascendental en las relaciones de pareja.

Los programas del MEP no se contraponen a esta visión, que debe ser el eje transversal en este proceso que se inicia.

Cambio cultural. Sin embargo, ignorar que frecuentemente es violada esta dignidad humana, especialmente en la violencia dirigida contra las mujeres, nos plantea que construir relaciones de pareja saludables implica un enorme cambio cultural y del que la sociedad en su conjunto, y la Iglesia católica, en particular, tienen una enorme responsabilidad, si queremos personas asumiéndose responsablemente y poniendo al/la otro(a) en primer lugar (la cultura del amor vs. la de las relaciones de poder).

Con la propuesta actual de los programas del Ministerio se abre un espacio para reconstruir esta visión, que en lo fundamental comparten con las guías de sexualidad de la Iglesia católica; incluso, al referirse al placer, motivo de alarma para muchos, existen conceptos cercanos.

Menciono dos aspectos que se encuentran en los programas del Ministerio: se plantea una actividad para “analizar el concepto de placer y la forma en que se asocia con las relaciones sexuales limitadas al contacto físico o genital (coital) sin tomar en cuenta la integración de lo afectivo y espiritual ( placer por placer, sin vínculo)”, o cuando se propone “analizar la comprensión de la importancia de postergar la vida sexual en la adolescencia”, aprender a “ decir no a la coacción, tomar en cuenta al otro”.

Evidentemente, se alejan ambas propuestas en el tema de anticoncepción artificial, pero en donde el derecho a la información no puede el Ministerio obviarlo.

Sin embargo, y a pesar de lo positivo de la propuesta ministerial, es válido plantear dos preocupaciones en relación con su implementación: la primera es la deficiente formación en sexualidad humana en el pregrado, de los profesores responsables de ejecutarla; y, en segundo lugar, el desteñido papel asignado a los psicólogos que se desempeñan en la educación secundaria.

Subsanar estas deficiencias va a contribuir a evitar distorsiones, prejuicios y dobles discursos que pueden amenazar el éxito de esta necesaria propuesta.

http://www.nacion.com/2012-09-08/Opinion/Necesarios-programas-de-educacion-sexual.aspx

Página 1 de 8 siguiente  última