Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

COSTA RICA: Robos, asaltos, homicidios y ataques sexuales también tienen rostro adolescente

17 AÑOS: LA EDAD DE MAYOR FRECUENCIA

Casi la mitad de las sentencias a menores fueron por delitos contra la propiedad, en 2013
95 jóvenes fueron condenados a internamiento por “robo agravado” y “homicidio calificado” el año anterior
El miércoles 12 de noviembre, dos jóvenes de 16 y 17 años, eran pasados a la Fiscalía de Cartago, sospechosos de asaltar a un hombre a plena luz del día.

Los oficiales de Fuerza Pública le decomisaron al menor de 16 años un arma de fuego calibre 38 y con la que, presuntamente, despojaron a su víctima de un bolso y dos celulares.

Semanas antes, el 31 de octubre, otro menor de 16 años fue detenido en Guatuso de Desamparados por vender droga, al parecer frente a estudiantes de la zona.

A él y otro sujeto de 24 años, les decomisaron 53 dosis de crack, 19 de cocaína y 12 más de marihuana, así como dinero en efectivo…

Los delitos también tienen rostro adolescente, los anteriores son sólo dos ejemplos.

En los 22 Juzgados Penales Juveniles, durante el 2013 se dictaron 13.561 resoluciones contra menores de edad. En los últimos cinco años, los delitos contra la propiedad encabezaron las cifras de menores de edad sentenciados, siendo el 2011 el pico de casos con 148, aunque la diferencia con el 2013 es de un caso.

Le siguen los delitos contra la vida (20% de los casos) y los de índole sexual (15.4%)

“El volumen de sentencias dictadas contra personas menores de edad registra una variación que representa en términos relativos un aumento de 25,8%, al pasar de 592 en el 2012 a 745 un año después”, informó el Poder Judicial.
(EFE) Imagen ilustrativa.

(EFE) Imagen ilustrativa.

Sin embargo, no todos los delitos se pagan con cárcel. Para el 2013 el 42% de las resoluciones que se dictaron terminaron en desestimaciones, el sobreseimiento definitivo (cese de causa) representó el 17,7% y las prescripciones representaron un 11,3%.

“Del total de personas condenadas (385), a poco menos de la mitad (48,6%) se les concedió la libertad asistida y al 42,3% se les impuso el internamiento en un centro especializado”, afirman las estadísticas del Poder Judicial.

De los 163 jóvenes condenados a la cárcel el año anterior, 85 fueron por “robo agravado”, mientras que 10 menores de edad fueron ingresados al centro penitenciario por “homicidio calificado”, éstos últimos con penas que se extenderán de 10 a 15 años.

A otros 30 que fueron condenados al internamiento se les cambió la medida por la libertad asistida y órdenes de orientación y supervisión.

Por género, según los datos suministrados a Crhoy.com, los hombres abarcan un 89% de procesos que terminaron con algún tipo de sentencia, 663 menores de edad, “que vendría a ser la cantidad más alta de los últimos años de varones sentenciados”.

Por su parte, 82 casos un 11% son mujeres, menores de edad.

“Es importante señalar que tanto en valores absolutos como relativos, las mujeres alcanzan las cantidades más altas del período del quinquenio bajo estudio”, se informó.

Por edad, los jóvenes de 17 años son quienes abarcaron más de la mitad de las sentencias dictadas en menores (53,7%).

La duración promedio de un proceso penal juvenil en general es de 20 meses 1 semana, para las condenatorias es de 19 meses y las absolutorias de 21 meses 2 semanas.

A modo general, en los Juzgados de la materia Penal Juvenil, el nivel de saturación o de retraso en los procesos alcanzó en 2013 su cuarto aumento consecutivo, situación similar ocurre con la tasa de pendencia, mientras que la de resolución percibe un descenso…

Según concluye el mismo Poder Judicial, todo ello sugiere una desmejora en la labor desempeñada, más aún al determinar una saturación de expedientes en espera de trámite.

http://www.crhoy.com/robos-asaltos-homicidios-y-ataques-sexuales-tambien-tienen-rostro-adolescente/

COSTA RICA: La violencia contra nuestros niños

Según datos del Hospital Nacional de Niños, un promedio de 7 menores son atendidos diariamente por algún tipo de agresión. Y la negligencia es el principal motivo. Niños quemados, intoxicados, golpeados o atropellados porque los padres no los cuidaron.

La violencia contra nuestros niños

En pleno siglo veintiuno Costa Rica registra un maltrato hacia los niños que da vergüenza. Con tantos métodos naturales y artificiales para planificar, no es justificante a estas alturas traer a un niño para molerlo a palos, para no darle de comer, para sacudirlo hasta causarle daños cerebrales o para abusarlo sexualmente.
El que no quiera o no se sienta preparado para cuidar, respetar y educar a otro ser, que tome las medidas que hoy la ciencia y la medicina le ofrecen. Y si no pudo, entonces que lo entregue en adopción para que quienes sí están dispuestos a este compromiso lo puedan cuidar y garantizarle un desarrollo sin traumas físicos y psicológicos.

Según datos del Hospital Nacional de Niños, un promedio de 7 menores son atendidos diariamente por algún tipo de agresión. Y la negligencia es el principal motivo. Niños quemados, intoxicados, golpeados o atropellados porque los padres no los cuidaron. Siguen en la lista los niños víctimas de violencia social: víctimas de pleitos o asaltos. La mayoría de estos pleitos son en el hogar, lo que llamamos modernamente violencia intrafamiliar.

¿Qué tiene que ver un niño con esto? ¿Por qué no resuelven los adultos sus problemas respetando la integridad de los menores? El 20% de las estadísticas las conforman los niños abusados emocionalmente, a los que se les baja la autoestima, a los que se les insulta o se les mortifica, a los que se les dice que son un estorbo, que son inútiles, que no sirven para nada. ¿Qué clase de personas serán cuando adultos? Si es que logran sobrevivir su niñez. ¿Repetirán el patrón de sus padres creyendo que es algo normal?

Y ocupando el lugar más triste de la estadística tenemos a los niños abusados sexualmente, estadística desgarradora, ya que cada vez más se abusa de niños de muy corta edad. Pero ¿quién protege a nuestros niños? ¿Quién les garantiza su cuido y su defensa contra la violencia que hoy los afecta? El Código de la Niñez y la Adolescencia establece en su artículo 13 que la persona menor de edad tendrá el derecho de ser protegida por el Estado contra cualquier forma de abandono o abuso intencional o negligente, de carácter cruel, inhumano, degradante o humillante que afecte su desarrollo integral.

Asimismo establece que los menores de edad tendrán derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral. Y establece una medida de protección para remover temporalmente del seno familiar a los menores cuando la agresión provenga de una persona que conviva con ellos, situación que desgraciadamente es en la mayoría de los casos.

La Ley contra la Violencia Doméstica establece en su artículo 3, 17 medidas de protección diferentes que se pueden aplicar en caso de agresiones en la familia. La oficina local del Patronato Nacional de la Infancia o cualquier persona que conozca de estas agresiones está en la obligación de solicitar la intervención de las autoridades. Debemos ser solidarios y denunciar, hacerlo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Entre un niño normal y uno traumatizado de por vida.

Existe suficiente legislación para proteger a nuestros niños de la violencia, el problema es que hay un desconocimiento y una falta de comprensión de las obligaciones que se adquieren al convertirnos en padres y madres. Un hijo no es un juguete para entretenernos, ni es para pasar un rato. Tampoco es un medio para cobrar una pensión alimentaria, atar a una pareja o no sentir soledad. Un hijo es una responsabilidad de por vida. Es un ser al que decidimos traer a nuestra vida y a quien debemos respetar, cuidar, educar y proteger. Su defensa es obligación de todos, si queremos que nuestro país tenga un futuro con ciudadanos responsables y mentalmente sanos.

*Abogada Litigante
algolcher@yahoo.com

http://www.diarioextra.com/Dnew/noticiaDetalle/246317

COSTA RICA: 50.000 adolescentes ticos entre 15 y 17 años trabajan

Sofía Soto cursaba el sétimo año por segunda vez cuando decidió abandonar el colegio porque no tenía suficiente motivación para seguir estudiando.

“Pasé año y medio sin rumbo, fue como una transición. Pero luego de madurar y de reflexionar sobre lo que quería hacer con mi vida, retomé los estudios y me va superbién. Sueño con cosas grandes y creo que los jóvenes tenemos que terminar los estudios para poder encontrar un buen trabajo”, declaró la muchacha, hoy de 18 años.

El razonamiento de esta joven cartaginesa sigue la lógica de estudiar durante los años de adolescencia, luego ingresar a la universidad, graduarse e insertarse en el mercado laboral.

Sin embargo, en Costa Rica existen 50.648 jóvenes entre 15 y 17 años que ya están incorporados al mercado laboral, según un artículo publicado en la Revista Investigación en Juventudes , editada por el Consejo de la Persona Joven.

Estos datos se expusieron ayer en la presentación del Estado de la Población Mundial 2014, elaborado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Según se desprende de la II Encuesta Nacional de Juventudes, en Costa Rica la población joven – personas entre los 15 y 35 años– es de 1.763.077, de los que 865.151 son hombres y 897.926 mujeres (49% y 51%).

alt_text

Del total de la población joven, 271.471 (15,4%) tiene entre 15 y 17 años; es decir, está en edad de cursar estudios secundarios, pero varias decenas de miles ya trabajan.
El artículo “ El empleo y el emprendimiento cooperativo en personas jóvenes: ¿un desafío personal o una meta para la cultura costarricense?”, elaborado por la investigadora Ileana Suárez, analiza las fuentes de trabajo de esos 50.648 jóvenes entre 15 y 17 años. De este modo consigna que 31.993 (3,5%) son absorbidos por la empresa privada.
Un segundo grupo, de 6.848 (0,7%), trabaja por cuenta propia, mientras otros 5.225 (0,6%) son empleados de casas particulares, detalla el informe.
Por otro lado, el sector público le da trabajo a 2.942 jóvenes (0,3%) y 1.098 (0,1%) son patronos con empleados fijos.
Otro grupo menos privilegiado reúne a 2.541 (0,3%) personas que son ayudantes, pero no reciben ninguna remuneración por sus servicios.
El estudio también analiza el empleo en otros grupos de edad: de 18 a 24 años; de 25 a 29 años y de 30 a 35 años.
“La tendencia a ser patrono aumenta conforme aumenta la edad, así como la propensión a ser trabajador por cuenta propia, lo cual muestra que el emprendimiento en la población joven es una alternativa que va tomando fuerza”, destacó el artículo.
Los expertos consideran que existe una relación estrecha entre el acceso a la educación y las posibilidades de conseguir un empleo bien remunerado. Según la encuesta, más de la mitad de las personas jóvenes entre los 18 y los 24 años no han finalizado el bachillerato.

“La mayoría de las personas vivas hoy día son menores de 30 años, lo que significa que cada año 120 millones de personas jóvenes alcanzan la edad de trabajar. Tenemos que darles a los jóvenes una oportunidad para que alcancen su pleno potencial a través de salud, educación y un empleo digno”, opinó la representante auxiliar de UNFPA-Costa Rica, Patricia Salgado.

http://www.nacion.com/nacional/jovenes-costarricenses-anos-trabajan_0_1452254783.html

Página 1 de 10 siguiente  última