Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

VENEZUELA: Capturaron a tres mujeres por tráfico ilegal de bebés

Gloria Elena Belisario Pérez, de 46 años, Ramona Brito (53) y Gricela Narváez Guzmán (24) fueron atrapadas en un centro comercial de El Tigre

Tres mujeres fueron capturadas por, presuntamente, integrar una organización dedicada al tráfico y adopción ilegal de bebés (desde recién nacidos hasta los siete meses de edad) que operaba en el municipio Simón Rodríguez.

Según las primeras averiguaciones, Gloria Elena Belisario Pérez, de 46 años; Ramona Antonia Brito (53) y Gricela del Carmen Narváez Guzmán (24), supuestamente, se encargaban de buscar niños para exhibirlos en el circuito de venta de personas y ubicarlos en el seno de familias radicadas en otras regiones del país y en el exterior.

El vicealmirante Franklin Montplaisier, jefe de la Región Estratégica de Defensa Integral del Oriente (Redior), informó que la detención de las mujeres se llevó a cabo mediante una operación mixta con Polianzoátegui, Polisosir y con el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional Bolivariana (Conas).

Indicó que el desmantelamiento de la presunta red denominada “las marcapasos” fue el resultado de labores de investigación y seguimiento que iniciaron hace dos semanas, cuando tuvieron conocimiento de la irregular situación.

No descartan que guarde relación con un grupo delictivo desarticulado en septiembre de 2013 en Puerto Ordaz, estado Bolívar, cuando intentaba negociar a una niña que luego fue rescatada en el peaje La Viuda en la vía El Tigre-Soledad.

A los oficiales les llamó la atención que entre las evidencias incautadas a las aprehendidas hay fotos de menores, de 5 y 7 años, que presumen serían utilizados para la prostitución infantil.

Montplaisier dijo que apenas comienza el proceso de investigación y que aún hay mucha “tela por cortar” sobre el caso. Refirió que las mujeres, con ayuda de funcionarios públicos, lograban “legalizar” con actas, partidas de nacimiento y permisología a los menores que comercializaban.

Venta controlada

El director de Polianzoátegui, comisario Jesús Alexander Rivero, señaló que, el pasado jueves en la tarde, un equipo especializado adscrito al Centro de Coordinación Policial de El Tigre, al mando del supervisor agregado Joan Vílchez, llevó a cabo el operativo.

Explicó que días antes se contactaron con el enlace de “las marcapasos” que estaba interesada en comprar a un niño con una tipología particular, de unos siete meses, tez blanca y ojos azules, cuyo precio fue estimado en Bs 55 mil en efectivo.

El sitio acordado para el canje fue el estacionamiento del centro comercial Unimall, ubicado entre las avenidas Rotaria y Jesús Subero, en El Tigre.

Gloria Elena Belisario Pérez llegó al lugar con un morral rosado, donde llevaba la suma acordada y que sería entregada a la supuesta madre, a quien argumentó: “Aquí te traigo la polla por no tener las condiciones económicas para criarla”.

En el momento en que se realizaba la acción, Belisario fue atrapada por los oficiales encubiertos y trasladada a la sede del CCP de El Tigre.

Después, con autorización de un tribunal de Control y la Fiscalía Séptima del Ministerio Público, a cargo de Mariet Salazar, fue allanada una vivienda en la calle El Canal del sector Oficina Uno de la localidad. Allí arrestaron a Ramona Brito y Gricela Narváez.

En la exhaustiva revisión a la casa, los agentes hallaron una escopeta calibre 16 mm, seis cartuchos 12 mm sin percutir, una panela de 310 gramos de supuesta marihuana, ocho celulares, una canastilla, siete paquetes de pañales desechables, una almohada y cuatro peluches.

También encontraron ropa para recién nacidos, potes de fórmula láctea Similac, una caja de balas marca Cavim Premium, un sello, fotografías, restos de cordones umbilicales (ombligos), además de otros elementos de interés criminalístico.

El comisario Rivero resaltó que en las patas de una cama estaban atadas varias cadenas, posiblemente para someter a los menores que reclutaban y que se rehusaban a estar allí.

Trascendió que hace tres semanas las mujeres, presuntamente, consiguieron a través de contactos en el hospital Felipe Guevara Rojas de El Tigre, un neonato varón por el que pagaron Bs 35 mil. El caso está siendo investigado.

Más detalles
Encargados de las investigaciones sobre la red de tráfico de niños que operaba en la zona sur de Anzoátegui presumen que la banda está integrada por más de 20 personas, la mayoría mujeres. También creen que la conformen personal de los registros civiles de Simón Rodríguez y Guanipa, de centros de salud públicos y privados, notarías y consejos de protección de menores, además de abogados.
http://eltiempo.com.ve/sucesos/operativo/capturaron-a-tres-mujeres-por-trafico-ilegal-de-bebes/154790

ARGENTINA: El tráfico de menores

La venta de bebés y niños, según denuncias locales y estadísticas internacionales, es un gravísimo problema que el Estado argentino no afronta en su verdadera dimensión.

E l tráfico de niños en todas sus formas es uno de los delitos más aberrantes que se puedan tipificar en los códigos de la Jus­ticia. Y, como tal, representa una flagrante ­violación a los derechos humanos, perpetrada casi siempre bajo la intervención de organiza­ciones mafiosas.

El tema ha vuelto a los primeros planos a partir de una denuncia formulada por la monja Martha Pelloni, una luchadora tenaz contra la trata de personas desde el crimen de la joven catamarqueña María Soledad Morales, ocurrido el 8 de septiembre de 1990.

Para alertar sobre la presencia de bandas dedicadas al robo de bebés que contarían con la protección de un “poder político mafioso del crimen organizado”, la hermana tomó como referencia el caso de una joven santafesina a la que le sustrajeron sus mellizos a poco de dar a luz.

Es sólo la mención de un caso, pero se enmarca en una práctica criminal cotidiana que se expande en el mundo y que sacude de igual forma a la Argentina.

Desde esa mirada, es inadmisible que mientras se enjuicia y condena a los genocidas que durante la dictadura militar robaban los bebés nacidos en cautiverio antes de ejecutar a sus madres, la sociedad siga a merced de grupos de facinerosos dedicados al tráfico de niños.

Es de extrema gravedad, también, que las operaciones de adopciones ilegales, ventas encubiertas de niños o robos directos cuenten con la complicidad de sectores de la política, la Justicia y la Policía, como denuncia Pelloni.

Resulta imperioso profundizar los controles estatales. A la luz de las estadísticas, tenemos un Estado permeable a la consumación de estos episodios que suelen afectar a madres que dan a luz en situación de extrema vulnerabilidad social.

Distintas organizaciones civiles han coincidido en que el “negocio” del tráfico de niños deja cifras escalofriantes; entre ellas, las que dan cuenta de que alrededor del 75 por ciento de las adopciones se registran por la vía ilegal.

La Organización de Estados Americanos (OEA) advierte que el tráfico internacional de menores constituye una preocupación universal, y convoca a regular con mayor especificidad los aspectos civiles y penales al respecto.

En un mapa mucho más general, también sirve de referencia un reciente informe elaborado por el Congreso de los Estados Unidos, que pone en foco a la Argentina como un país de fuente de tránsito y destino de hombres, mujeres y niños víctimas de la trata de personas.

Es obvio que los controles del Estado resultaron ineficaces, toda vez que las estadísticas sobre el tráfico de bebés no decrecen. No hay que esperar que una religiosa angustiada salga a alertar sobre la expansión de un flagelo tan dramático como el narcotráfico y que afecta la vida de niños y de madres hundidas en el desamparo.

http://www.lavoz.com.ar/editorial/el-trafico-de-menores

primera  anterior Página 7 de 7