Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

COSTA RICA: Reconocer el bullying para poder intervenir

Es preocupante para los especialistas en temas de niñez y adolescencia, la visión y concepto erróneamente manifestado por algunas autoridades que trabajan en el ámbito educativo sobre el tema del Bullying, asociándolo con agresiones de estudiantes hacia docentes o entre los mismos adultos.

Por Rocio Solis

Es una posición que definitivamente induce a confusión y a un deficiente abordaje de los casos por acoso escolar que se presentan en escuelas y colegios.

Siempre que se trabaja el tema del acoso escolar, hay que tener presente que se trata de una situación que exclusivamente surge entre estudiantes, personas menores de edad.

El acoso escolar se evidencia a través de agresiones continuadas durante un lapso prolongado, que recibe la persona y que puede materializarse mediante burlas, empujones, apodos, hurtos de pertenencias, chantajes, mensajes electrónicos que pueden ser anónimos, insinuaciones sexuales y otros.

De acuerdo con la forma en que se ocasiona la agresión, así se puede determinar qué tipo de acoso recibe la persona ya que existe el verbal, físico, patrimonial, sexual, cibernético y todos, de una u otra manera afectan la parte emocional y psicológica de la persona que lo recibe.

Una situación en la que solo participan estudiantes: el victimario, quien usualmente es el más fuerte y aprovecha su condición de fortaleza para dominar a su “víctima” que generalmente es más pequeña, débil o vulnerable, provocando un menoscabo importante en su autoestima y voluntad para defenderse o denunciar la situación.

Con el acosador o victimario participa un grupo de estudiantes que son sus “aliados” o “cómplices” que obedecen las órdenes del acosador y participan directamente propinando las agresiones a la víctima. Otros estudiantes involucrados son el “grupo de observadores”, los que presencian las agresiones que recibe la víctima y guardan silencio por temor a represalias.

El acosador y sus cómplices son muy hábiles para escoger el lugar y el momento para provocar las agresiones a la víctima. Es usual que se dé durante los recreos, de camino a la casa o al centro educativo. Prefieren lugares alejados de la muchedumbre donde sea difícil el control por parte de los adultos: servicios sanitarios, zonas verdes o cualquier sitio desolado dentro de la institución educativa son propicios para el acoso escolar.

Debe quedar claro, tal y como lo establece el Reglamento de la Evaluación de los aprendizajes en su artículo 5°, que la responsabilidad en el aula es exclusiva del docente. A la vez hay que entender el concepto de aula, no limitándolo a las cuatro paredes con pupitres y pizarra, sino que se debe dimensionar en los restantes espacios y momentos dentro de la institución educativa: recreos, comedor, servicios sanitarios, corredores, transporte de estudiantes, áreas deportivas y otros.

Por estas razones, el cuerpo docente y autoridades de la institución educativa, en todo momento son responsables de lo que ahí ocurra con sus estudiantes, en igual medida quienes tienen a cargo la vigilancia y acompañamiento dentro del autobús estudiantil. De hecho, existe una resolución relevante del Juzgado Contencioso Administrativo que condena a personeros de una institución educativa y al Estado por “omisión”, al no actuar en un caso denunciado.

Entonces, debe quedar claro que cualquier manifestación de agresión o altanería de un estudiante hacia un docente o administrativo, únicamente se podría calificar de “pérdida de autoridad del docente” y “mal manejo de la disciplina” pero nunca de bullying de estudiante a docente.

Rocío Solís Gamboa
Presidenta Comisión Costarricense de
Cooperación con la UNESCO

http://www.crhoy.com/opinion-reconocer-el-bullying-para-poder-intervenir/opinion/el-lector-opina/

--
Fecha: 7 de abril de 2016 a las 10:22

Compartir este enlace: