Alianza por tus Derechos

http://alianzaportusderechos.org

Denuncie

Desaparecidos

CRIN

SAL

Un Mundo

GDI

BOLETIN

Suscribase a nuestro boletín electrónico y reciba las noticias en su correo.


Ingrese su correo electrónico:

Importante: El Boletin es solo en español

COSTA RICA: Explotadores sexuales pagarán 42 años cárcel

La jueza Karina Redondo desglosó las penas para los acusados, a cada una de las hermanas les impuso 10 años de prisión por proxenetas, mientras que al hermano le dictaron 7 años cárcel por el aporte que les hacía a sus parientes para el negocio ilícito.

Por Alejandra Portuguez Morales - Diario Extra
Alquilaban chiquillas desde ¢25 mil hasta $500, San José

Tal como DIARIO EXTRA lo ha venido informando, los sentenciados permanecieron en el banquillo de los acusados desde el anterior 6 de agosto. Luego de que agentes del OIJ, les allanaran las viviendas, en La Uruca y San José, por mantener a un grupo de menores para la prostitución.

A pesar de que los defensores alegaron que las menores (10-17 de edad) eran prostituidas bajo la voluntad, no fue una conclusión suficiente que convenciera el Tribunal Penal de San José y este condenó a tres hermanos de apellidos Hernández (dos mujeres y un hombre), y un cuarto sujeto de apellido Bejarano a un total de 42 años cárcel por el delito de proxenetismo.

Tal como DIARIO EXTRA lo ha venido informando, los sentenciados permanecieron en el banquillo de los acusados desde el anterior 6 de agosto. Luego de que agentes del OIJ, les allanaran las viviendas, en La Uruca y San José, por mantener a un grupo de menores para la prostitución.

Bejarano, quien es el excompañero sentimental de una de las mujeres, le impusieron 10 años cárcel por dar e inducir en el vicio de las drogas a las menores, más 5 años por ser cómplice de proxenetismo. Ya que durante el desarrollo del debate, se conoció que Bejarano era taxista y en el carro se encargaba de llevar y traer a las menores luego de ser prostituidas.

Asimismo, los jueces Max Escalante y María de los Ángeles Arana concluyeron que las víctimas que los acusados buscaban eran personas de baja escolaridad y con un estatus muy bajo. La vulnerabilidad de las menores y el mejoramiento de vida que los acusados les ofrecían, fue la trampa que envolvió a las víctimas.

Las afectadas al parecer eran prostituidas en montos que oscilaban entre los ¢25 mil y los $500; la plata sucia, además de las propinas que los sujetos le podían dar a las menores, debía ser entregada a los hermanos y a Bejarano.

El Tribunal acotó que lamentablemente esta actividad delictiva es para algunas de las víctimas la forma de trabajo.

http://www.diarioextra.com/Dnew/noticiaDetalle/168622

--
Fecha: 30 de agosto de 2013 a las 11:34

Compartir este enlace: